Preocupación en barrio Gobernador Fontana por perros envenenados

En los últimos días 8 canes aparecieron muertos por envenenamiento en el barrio Gobernador Fontana. Los vecinos sospechan que se trataría de un potente químico y hay temor porque son muchos los niños que viven en el lugar y podrían también ser dañados.

El sábado cerca de la medianoche unos siete perros aparecieron muertos en los patios de sus casas en Gobernador Fontana. Los habitantes del sector temen porque según creen el envenenamiento de canes sería para ingresar a los domicilios a robar.

Soledad Vidal, también vecinas del mismo barrio, explicó a El Patagónico la situación que le tocó vivir ayer por la mañana cuando halló a una de sus tres mascotas sin vida. "No se entiende por qué tanta maldad, es indignante" expresó.

La familia de Soledad cree que a su perro lo envenenaron durante las primeras horas del martes y en el patio de su domicilio, sobre calle Código al 2.400, a solo una cuadra, donde el fin de semana aparecieron los siete perros envenenados.

"Mi perro estaba encerrado, por lo que suponemos que si quisieran robarnos podrían, porque no tenemos rejas, entonces ¿con qué intención lo harían?" se preguntó.

A su animal de cinco años lo encontró tirado en su casa: "ya estaba muerto, no escuché que ladrara, estaba hinchado y había largado sangre por la boca" describió y agregó "mi otra perrita está bien, por lo que se ve comió él solito lo que sea que le hayan dado".

Ante tal situación, por la presencia de niños que suelen jugar en los patios de sus casas, y por el desconocimiento sobre veneno que se utiliza para matar a las mascotas, es que los vecinos se dedican ahora a realizar limpieza profunda en sus domicilios.

"En esta cuadra hay muchos nenes y es un peligro. En mi caso, mis nenas quedaron muy asustadas, no podían dormir pensando en sus perritos. Es algo muy triste, no entiendo tanta maldad, es indignante" relató congojada Soledad.

RECOMENDACIONES

Consultado por El Patagónico, el veterinario Joaquín García dio una serie de recomendaciones a tener en cuenta por la comunidad ante estos casos.

Al explicarle los síntomas que describían los habitantes del barrio Fontana que observaron en sus perros, el profesional indicó que posiblemente se trataría de veneno fosforado, que "se usa para el control de zorro, da convulsiones, diarrea, y vómitos y es difícil de neutralizar".

García expresó que por ahora descarta que se trate de envenenamiento por estricnina porque "es muy difícil de conseguir, por suerte no sucede como hace veinte o treinta años atrás". En este caso el perro una vez que muere queda "como si fuera un banco, con las patitas duras y ante cualquier ruido o reflejo se exalta y tiende a convulsionar, es típico la rigidez".

Una vez que el can ingiere el veneno hay que actuar de inmediato. "Lo que se debe hacer es tratar de hacerlo vomitar y llevarlo a la veterinaria que se inyecta una droga que vomita al instante", apuntó el profesional. Mientras tanto pueden "ponerle agua oxigenada en el fondo de la boca, ponerle algo en la boca con cuidado de no ser mordido, lo primero que tiene que hacer es que vomite, porque una vez que absorbió es dificilísimo" recuperarlo.

Joaquín indicó que es importante mantener la limpieza en los patios y que no queden rastros de veneno, requisar el lugar con guantes "revisar bien, si ven algún sector dudoso levantarlo con tierra y meterlo en una bolsa de nylon, que no queden rastros".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico