Preocupan las condiciones en que reabrirá el ex bar Irlanda

El domingo 20 de marzo, Luis Gramajo se convirtió en el primer bombero caído en servicio en Comodoro Rivadavia. Falleció mientras combatía las llamas en el interior del bar Irlanda, en la costanera. Mientras los resultados de las pericias sobre el siniestro jamás tomaron estado público, en el local finalizan las obras que le permitirán reabrir las puertas, aunque con otra denominación. Preocupan algunas condiciones en las que se realizó la obra, así como establecer quién las controló.

Carlos Jurich, referente del partido vecinalista Fuerza Comodorense, planteó el primer alerta a través de las redes sociales, generando una rápida adhesión en lo que a dudas se refiere: los cuestionamientos abarcan al emprendimiento privado y a la propia Municipalidad a la hora de los controles.
"El control del espacio público corresponde al Estado municipal y para que eso funcione hay que destinarle recursos humanos y distribuir el personal de manera que ocupe un rol activo en la calle", sostuvo Jurich en diálogo con El Patagónico tras considerar "muy llamativo" las condiciones en que se desarrolló la obra de reconstrucción del bar ubicado dentro de la Plaza Soberanía.
"El lugar entró en obra sin cartel, es decir sin responsable a cargo; durante toda la ejecución el cerramiento fue defectuoso y el acopio de los materiales fue un desastre. Antes del accidente y de que eso se prendiera fuego, la tapa de la cloaca que se ubica sobre San Martin siempre tuvo pérdidas y derrames y jamás la arreglaron. Las condiciones de explotación no respetaban las normas recomendables para ese tipo de comercio", enumeró el ex titular del Tribunal de Cuentas Municipal.
Agregó un eje central a los cuestionamientos. Recordó que mientras la construcción original era de madera y muy inflamable, tras el incendio ocurrido hace casi ocho meses en lugar de reemplazar completamente el material, se efectuó un revestimiento, cambiando las maderas más afectadas. "La estructura es básicamente la misma; entonces ¿qué garantías tenemos nosotros de que eso se va a operar con un cambio de criterio cuando en definitiva no vemos ninguna acción de control?", planteó Jurich.

MAS ANOMALIAS
A las irregularidades citadas, sumó el hecho de que "sobre la vereda hay un montón de luminarias que están fuera de servicio. Si nos fijamos cómo están instaladas, nos damos cuenta de que son un peligro. Este tipo de cosas -y más cuando falleció un servidor público- tienen que invitar a la reflexión porque no alcanza con detectar algo mal cuando ya pasó, sino ver cómo de manera orgánica creamos herramientas de control y distribuimos el personal para que estas cosas no vuelvan a pasar".
Finalmente el abogado indicó que a 50 metros de ese lugar, concretamente sobre la vereda del supermercado, se ubica detrás de las garitas del transporte público una tapa de cloaca enrejada que se utiliza para tareas de desobstrucción, e indicó que cada vez que se inunda, brota el agua servida en la parada del colectivo. "La obligación de mantener esa tapa en condiciones y las veredas limpias es del supermercado, pero también es obligación del Estado municipal exigirle que cumpla con la reglamentación" subrayó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico