Preocupante continuidad de conflictos en ámbito petrolero

Tanto en los yacimientos petroleros de la zona norte de Santa Cruz, como en los de la Cuenca Austral, persisten focalizados conflictos laborales de difícil resolución. Contrariamente a lo que ocurría en años anteriores cuando la mayoría de las situaciones eran reclamos por ajustes salariales por cuestionadas liquidaciones, ahora reflejan despidos y suspensiones que afectan a centenares de trabajadores.

Caleta Olivia (agencia)
Uno de los casos sin resolver es el de la empresa de servicios especiales Baker Hughes, que afecta a unos 60 operarios que tenían sus bases en Cañadón Seco y Las Heras, los cuales están virtualmente despedidos desde hace más de un mes.
Su situación depende de una nueva prórroga de conciliación obligatoria impuesta por el Ministerio de Trabajo de la Nación, en tanto dirigentes y delegados del Sindicato Petrolero Santa Cruz deben viajar periódicamente a Buenos Aires para entablar difíciles negociaciones.
Baker argumentó en su momento la reducción de actividades por parte de las operadoras a las que presta servicios, es decir YPF y Sinopec, lo que está directamente relacionado con la causa principal de esta sucesión de conflictos: disminución de operaciones por la baja internacional del precio internacional del crudo.
Algo similar se registra en otra prestadora de servicios, San Antonio Internacional, donde también quedaron firmes numerosos telegramas de despidos.
En principio, el personal afectado y sus compañeros protestaron plantando piquetes en los accesos sur y oeste de Caleta Olivia y también en Las Heras. Más tarde, varios trabajadores se encadenaron en la plazoleta del Gorosito. En este caso también tuvo que interceder el gremio de los operarios de base e incluso varios concejales caletenses, pero hasta el momento el caso sigue sin resolución.
Otro conflicto que apareció a mediados de esta semana se detectó en Cañadón Seco, cuando un grupo de aproximadamente 25 trabajadores de Segupet, una empresa que prestaba servicios de resguardo a instalaciones de YPF bloqueó los almacenes y la planta deshidratadora de petróleo de la operadora en esa misma localidad, medida de fuerza que continuaba en la víspera.
Los manifestantes reclaman en pago de la indemnización, ya que fueron despedidos hace más de un mes por la finalización del contrato entre esa empresa y la operadora y debido a que están afiliados al sindicato petrolero la propia entidad gremial fue la que desde un primer momento avaló este tipo de reclamo.

PIQUETE EN GÜER AIKE
En la zona sur las cosas no están mejor, ya que tanto el jueves como ayer numerosos trabajadores afiliados al sindicato que conduce Claudio Vidal plantaron un piquete a la altura del paraje Güer Aike (Ruta 3) por el despido de 25 compañeros de la empresa CGC, la misma que hace pocos años se hizo cargo de áreas que había abandonado otra compañía.
El corte solo fue restrictivo para vehículos de la actividad petrolera y CCG les habría ofrecido pagar el 50 % de la indemnización que les corresponde, a lo cual se negaron rotundamente.
Juan Carlos Águila, uno de los referentes del grupo, indicó que de los 25 despedidos, 11 trabajadores son afiliados al gremio del personal jerárquico y el resto al que nuclea a los convencionales.
"La empresa CGC –indicó- aduce aplicar el preventivo de crisis y nos quieren pagar el 50% de indemnización, pero nosotros pedimos la reincorporación. Aduce falta de trabajo, por lo cual no quieren renovar contratos".
Avanzada la tarde de ayer un dirigente del sindicato de base, Pedro Luxen, informó que la Secretaría de Trabajo de la Provincia había dictado la conciliación obligatoria retrotrayendo los despidos, por lo que ahora se abre un plazo de15 días para negociar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico