Preparan rescate de los cuerpos de los escaladores que cayeron al vacío

Una veintena de experimentados rescatistas de montaña que integran la Comisión de Auxilio "Fabio Stedile" de la localidad santacruceña de El Chaltén, serán los encargados de recuperar los cuerpos de los dos jóvenes escaladores europeos que fallecieron al precipitarse desde más de mil metros de altura cuando escalaban la Aguja Poincenot, una montaña de laderas verticales de tres mil metros de altura ubicada en el extremo norte del Parque Nacional Los Glaciares.

Caleta Olivia (agencia)

El operativo de rescate comenzaría entre el lunes y el martes de la semana próxima cuando se cree que mejorarán las condiciones climáticas, en tanto ya se está formalizando una autorización judicial avalada por los familiares de uno de los jóvenes, quienes que se harán cargo de los costos que representa la peligrosa travesía para llegar al sitio donde el sábado fueron divisados los cuerpos.
Las víctimas de esta nueva tragedia de montaña fueron Darío Möckli de 30 años, nacido en Suiza y Pascal Nahring de 28, de quien se supo que era oriundo de Alemania, pero desde muy niño estaba radicado en Tvärred, Suecia, e incluso se destacaba en otros deportes como fútbol ya que integró un equipo de Primera División de esa ciudad, el "SC Wipkingen".
Ambos habían llegado a la zona a fines de febrero y de acuerdo a un reporte que publicó el portal digital "Ahora Calafate" dejaron sentado en las oficinas de la Administración de Parques Nacionales que iban a ascender la Aguja Poincenot entre el 12 y el 14 de marzo, previo a realizar una serie de preparativos.
En principio se estimó que murieron el día 13 cuando estaban en pleno ascenso y que uno de ellos arrastró a su compañero cuando estaban encordados, pero también es probable que el trágico episodio haya ocurrido el día anterior.
Esta probabilidad se debe a que el último contacto que tuvo Pascal Nahring con sus familiares, mediante telefonía satelital, se registró en las últimas horas del sábado 11 cuando estaba acampando al pie de la montaña.

RIESGOSA TAREA

El sitio de la tragedia se encuentra a unos 20 kilómetros de El Chaltén. Por esta razón, como ocurrió con otros casos similares tomó intervención el Juzgado Federal de Río Gallegos.
También se supo que esta vez no serán integrantes de Gendarmería ni de Parques Nacionales los encargados de realizar la riesgosa tarea de recuperar los cuerpos sino que actuará una veintena de rescatistas de la Comisión de Auxilio "Fabio Stedile" de El Chaltén.
Esa institución cobra honorarios para buscar cuerpos sin vida en zona de montaña, mientras que cuando se registran casos de personas accidentadas, la tarea es voluntaria.
Por otra parte, trascendió que el cuerpo de Nahring será trasladado a Suecia, en tanto que el del suizo Möckli será sepultado en el valle del Cerro Torre, cerca de la tumba de un célebre escalador austríaco.
Se trata de Tony Egger, fallecido en febrero de 1959 cuando ascendió esa montaña, pero oficialmente no se pudo constatar que fue el primero en hacerlo ya que se precipitó al vacío con su cámara fotográfica con la que pudo haber tomado la escena de esa proeza.
De todos modos, muchos años después sus amigos le rindieron un homenaje en El Chaltén, construyendo en esa misma localidad una pequeña capilla.

"TENEMOS QUE ACEPTAR QUE NO VOLVERA"

Desde la ciudad sueca de Tvärred, Denis Nahring contó al diario Borás Tidning que el último contacto que tuvo con su hermano Pascal, mediante un mensaje de voz, fue el sábado 11. Le dijo que junto a su amigo Darío estaba acampando al pie de la Aguja Poincenot y que debido al mal tiempo (lluvia y viento) se vieron obligados a cancelar el primer intento de ascenso.
"Pascal estaba acostumbrado a los fuertes vientos de los Alpes, pero esto (la zona montañosa santacruceña) era de un nivel totalmente diferente y nunca había experimentado nada igual. Me dijo que era un pequeño infierno", relató Denis al diario sueco.
"Fue casi tarde cuando me habló y también me dijo que se sentía libre, agradecido y contento al mismo tiempo. Fue la última vez que escuchamos su voz", lamentó.
La familia comenzó a preocuparse cuando ya no tuvo más noticias de los jóvenes y por ello el 17 de marzo se comunicaron con las autoridades de Parques Nacionales.
Luego, en base a noticias fraccionadas, Denis contó que se creía que los jóvenes estaban a solo un centenar de metros de la cima "pero algo pasó... y cayeron desde casi mil metros y murieron".
"No sabemos si alguno de ellos no pudo anclarse bien y al tirar de la soga cayó. Quizá nunca lo sepamos y tenemos que acepar que no volverá", sentenció.
La joven recordó a su hermano como "muy social, un paquete de energía" al que le gustaba conocer gente y escalar, lo que "era la pasión su vida", la cual le nació cuando sus padres los llevaban a ambos a zonas alpinas.
Finalmente, relató que Pascal siempre quería ascender las montañas más altas o más peligrosas y por ello desafiaba los retos más arriesgados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico