Prepotencia policial

La falta de educación y respeto, más allá de la irresponsabilidad como funcionario público por parte de algunos agentes policiales, volvió a quedar en evidencia en el operativo que ayer realizaron en la zona de Posta de Yatasto y Wilde.
Casualmente alrededor de las 9:30 un periodista de El Patagónico se encontró con el hecho y en su intento de cubrir la noticia debió pasar un mal momento a partir de la actitud patoteril de dos agentes policiales que tomaron intervención en el caso.
Todo comenzó por una fotografía que el periodista registró desde su vehículo con el celular en la esquina del hecho. Los agentes en cuestión, que luego no quisieron identificarse tal como sí hizo el comunicador, desde lejos comenzaron a realizar ademanes y luego, al trote, se acercaron al vehículo con una actitud de "barra brava".
"¿Qué sacás fotos?", gritó el más joven. "Bajate del auto", acotó ante la respuesta de que todo transcurría en la vía pública. El agente insistió con su pedido y luego de que el cronista insistió en que era periodista de este diario, modificó su actitud y reconoció que eso cambiaba las cosas, sorprendido por la inesperada respuesta.
Sin embargo su compañero insistió en su accionar. Señaló que el Código Contravencional dice que una persona no puede fotografiar un operativo y cuestionó el accionar del periodista pidiendo una identificación, la cual intentó desconocer cuando la tuvo en sus manos. "Esto para mí no significa nada. Yo no te 'prepotee', sino te hubiera bajado del auto y listo ¿cuál es el problema?", respondió.
El agente en cuestión, quien se jactó de tener 25 años de servicio y que cumple servicios para la Seccional Séptima, según él mismo señaló, no quiso identificarse pese a que se le recordó que es un funcionario público. "Soy funcionario público, no tú funcionario público", recriminó, sin escuchar el planteo.
La pregunta es qué hubiera pasado si el ciudadano en cuestión hubiera tenido otro oficio. ¿Lo habrían bajado del auto por tomar una fotografía tal como dijo antes el agente? ¿Lo habrían intentado amedrentar como primero intentó el uniformado más joven?
En pleno siglo XXI parece que la prepotencia policial sigue estando a la orden del día y lejos del rol que les toca asumir, muchos aún no entienden que debe prevalecer la responsabilidad ante el accionar en la comunidad, aunque por suerte esta no es la regla, sino la excepción.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico