Primeros datos del SUBE arrojan diferencias mínimas en la cantidad de pasajeros

El Concejo Deliberante había aprobado en agosto la ordenanza que encuadraba el aumento del boleto en tres tramos –agosto de 2016 y enero y mayo de 2017-, aunque la efectivización de estos dos últimos escalones habían quedado supeditados al contrate de la información que suministrara el SUBE, sobre las declaraciones juradas de Patagonia Argentina. Las diferencias para los meses de septiembre, octubre y noviembre rondan en un 0,6%, aunque admiten que el acceso a la información es complejo.

Nación Servicios administra el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE) en todo el país, un servicio por el que percibe el pago del 6% de la recaudación por venta de boletos. Las contraprestaciones incluyen no solo el manejo del software y la carga de datos con las tarifas de cada ciudad adherida, sino además la remisión de la información inherente al servicio de transporte público concesionado para que cada comuna pueda aplicar sus mecanismos de control.
Mientras la implementación del SUBE en la ciudad se produjo con varios contratiempos para los usuarios –que van desde complicaciones con el sistema de carga y demoras en la gestión de la tarjeta, hasta cómputos erróneos de saldos–, el sistema también implica trabas a nivel municipal.
Luis Ferrero, titular del Ente de Control, planteó que el acceso a la información no solo se da con grandes demoras y a cuenta gotas, sino que además las "tiras" de cifras llegan sin orden o criterio específico de agrupación y en planillas de datos que no pueden procesarse con un Excell, por ejemplo.
Como agravante, la información no presenta los "cortes" clásicos que se utilizan para el seguimiento semanal o mensual, de modo que procesar la totalidad de la información atraviesa también las instancias de "ensayo-error" que se habían dado con la tarjeta.
La diferencia en este caso es que mientras en la etapa de contratación del servicio los referentes de Nación Servicios - empresa del banco del mismo nombre- visitaron la ciudad y encabezaron las pruebas de funcionamiento en las unidades, el software utilizado para procesar los datos y cómo se presentarían estos a posteriori, no fueron objeto de ninguna precisión previa.

LAS DIFERENCIAS

Más allá de estos aditamentos, y de la demora en remitir la información que el Ente solicitó dos meses antes, Ferrero planteó que de los datos procesados en el contexto de la ordenanza de aumento del boleto surge que las diferencias en cantidad de pasajes vendidos para los meses de septiembre, octubre y noviembre es del orden del 0,6% sobre 1,7 millón de pasajeros mensuales que declaró la empresa como promedio.
La diferencia podría ampliarse para el informe del mes de abril, teniendo en cuenta que esta medición abarcó períodos en los que el SUBE no estaba en vigencia plena, ya que todavía convivía con la tarjeta histórica de Patagonia Argentina.
Ferrero planteó que no corresponde al Ente definir si debe darse la suba o no en los $11 planteados en ordenanza, ya que es una discusión política que deben dar los concejales con potestad para fijar tarifas.
No obstante, recordó que a partir de este mes de diciembre el costo de servicio se incrementaba a 30 millones mensuales en función de la paritaria de UTA y que con las variaciones mínimas en los datos del sistema, se mantiene la proporción fundamentada por el Ente en agosto para un boleto de $11.
Con ese nuevo esquema, el subsidio municipal mensual bajaría a algo más de dos millones de pesos, sobre los más de 4 que se abonan hoy.
Vale señalar que la digitalización del sistema de transporte público no tiene correlato alguno con el acceso a la información por parte del usuario, o en términos de control ciudadano. Mientras la web de "Nación Servicios" solo exhibe un listado con sus clientes, el sitio dedicado al SUBE únicamente contiene información vinculada con puntos de recarga y saldos, mientras que el apartado dedicado a los colectivos solo es un link al Ministerio de Transporte de la Nación.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico