Prior afirma que en Comodoro también se dio de baja a varios prestadores de SEROS

El referente de la Asociación de Personal Jerárquico Municipal planteó ayer que las prácticas desleales denunciadas contra dos otorrinolaringólogos de Puerto Madryn y que se toman como particularidades, "son moneda corriente" en Comodoro Rivadavia. Manifestó que han sido varias las conductas indebidas por las que se dieron de baja varios contratos en esta ciudad.

El propio gobernador Mario Das Neves denunció el martes como "ladrones de guantes blancos" a dos médicos de Puerto Madryn que fueron dersafectados como prestadores de SEROS. La auditoría de la obra social provincia determinó el cobro de cuantiosos plus profesionales en uno de los casos, y sobrefacturación en otro, y aunque el tema tomó protagonismo en la agenda noticiosa como una novedad, Alfredo Prior, vocal por los activos en la obra social aseguró ayer que este tipo de prácticas desleales, y otras, "son moneda corriente en Comodoro".
"Lo de Madryn se toma como una particularidad, pero en Comodoro es moneda corriente: la actitud deshonesta con la obra social, con los pacientes y faltas al contrato", enumeró.
Recordó que los importes por consultas y prácticas se acuerdan y actualizan con los prestadores, con lo que reiteró que es "actitud deshonesta" el cobro de plus médico al paciente.
Así, a lo que enunció como una situación habitual en Comodoro Rivadavia, agregó que existen profesionales que "patean" las consultas en dos o tres meses o no atienden a afiliados. "Ya se dieron de baja a algunos de esos prestadores. Esta situación se habló muchas veces dentro del frente de gremios estatales cuando yo todavía era candidato (a la vocalía) y el camino a transitar era justamente revertir esa conducta deshonesta de los médicos de Comodoro", subrayó.
Además, Prior consideró que más allá de los pasos legales a seguir en el caso de los dos médicos cuestionados en esta instancia, avanzará con denuncias contra diversos profesionales ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) por el cobro del plus medico "porque es un cobro indebido, sin recibo y evadiendo impuestos", argumentó.
Agregó que a la vez podría avanzar con un planteo en la Legislatura para, con el apoyo de diputados provinciales y el vocal por los pasivos, proponer un proyecto de Ley que determine sanciones para todos los médicos prestadores de la obra social estatal que no respeten contratos, cobren plus o registren conductas indebidas.
Juan Carlos Iriarte y Viviana Planos son los dos otorrinolaringólogos cuestionados por la obra social, aunque Prior explicó que si bien se trata de violaciones al contrato con la obra social en ambos casos, el de Planos reviste mucha mayor gravedad.
Recordó que en el caso de Iriarte, cobraba a los afiliados un plus de entre 5.000 y 7.000 pesos para extracción de amígdalas, justificando esto con presuntos mayores costos dados por el equipamiento utilizado. Es un caso en el Prior recordó que interviene la voluntad del paciente en acceder al pago o no, más allá de que no corresponda y sea deshonesto.
En el caso de Planas, en cambio, se trata de lo que consideró "un robo liso y llano a la obra social y los afiliados", ya que se detectó que la otorrinolaringóloga facturaba prestaciones y consultas que no había efectuado. "La decisión de dar de baja a los médicos la tomamos en el directorio, mientras al primero le planteamos que debía revertir la actitud e hizo caso omiso por lo que dimos de baja el contrato, a la segunda médica ni siquiera le dimos chance de que revea nada, la dimos de baja directamente", subrayó.
Según señaló, la sobrefacturación de Planas se detectó en la última auditoría médica, y aún no se tiene el monto exacto del desfalco porque hay que "traducir" esas prestaciones infladas a pesos, además de rastrear si sucedió en meses anteriores.
Así dada la complejidad del ilícito, Prior señaló que cabe una segunda instancia que es la denuncia penal. "Vamos a avanzar con eso, pero mientras tanto el afiliado tiene que tomar esto como una muestra de que los controles dentro de la obra social funcionan, por esos se detectaron estos casos", fundamentó.

LA DENUNCIA DEL AFILIADO
Mientras, Cristian Equillor, titular del directorio de SEROS, recordó: "los profesionales de la salud tienen total libertad de ser o no ser prestadores de una obra social, SEROS o cualquiera, es una elección voluntaria. Pero una vez que suscriben ese convenio tienen que atenerse a los valores y aranceles que se discuten con la obra social".
Y subrayó que el cobro del plus resquebraja el esquema solidario de salud, "porque hay algunos que acceden a algunas prácticas y otros que no", aunque planteó la dificultad para detectar esos casos ya que dependen de la queja o denuncia del afiliado, algo que "no es habitual".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico