Productores de Cushamen ejecutan proyecto de forraje

A través del Proyecto Nacional de Recuperación Productiva Post Emergencia, ejecutado por el Gobierno provincial a través de CORFO, la Comunidad Aborigen Napal de Costa de Ñorquinco en Cushamen adquirió maquinaria agrícola e insumos para mejoras en los predios por 2.693.000 pesos.

La comunidad aborigen Napal de costa de Ñorquinco, en Cushamen, adquirió maquinaria agrícola e insumos que se utilizarán para mejorar los predios. El aporte, por 2.693.000 pesos, fue efectuado desde el Proyecto Nacional de Recuperación Productiva. Además, se gestiona financiamiento al programa PROLANA, para complementar el desarrollo de infraestructura necesaria, como cobertizos y reservorios para agua.
“A comienzos del año 2016 la comunidad recibió el primer desembolso, y se comenzó con el proceso de compra de equipamiento, que actualmente se encuentra finalizado, y estamos en la etapa de construcción de mejoras que se han visto demoradas por la necesidad de realizar tareas de prevención de invasión de tucuras, que afectaron otros sectores”, explicó el técnico de CORFO, César Artero.

COMUNIDAD NAPAL
La comunidad Napal ocupa unas 3.200 hectáreas, en las cuales desarrolla la producción ovina multipropósito (lana y carne, con tendencia a esta última). La majada promedio de ovinos se encuentra compuesta por 28 animales y la de caprinos por 50 animales. Solo 6 familias mantienen algunas cabras para autoconsumo.
La acción del volcán Puyehue produjo la mortandad de animales reduciendo las majadas hasta un punto por debajo del cual la rentabilidad se ve seriamente afectada.
Del mismo modo, condicionó la productividad del forraje mermando la oferta de alimento, afectando la carga animal promedio y marcando tendencias negativas en la eficiencia productiva a mediano plazo.
Para cubrir el déficit nutricional de las majadas en ciertos momentos del ciclo productivo, la comunidad tiene en producción 5 hectáreas de forraje. De esta producción de forraje se comercializan los excedentes, aunque ante la necesidad de generar ingresos en muchas ocasiones se vende parte de lo destinado al consumo del ganado ovino.
“Atacar esta serie de limitantes permitirían comenzar a revertir las consecuencias de la caída de ceniza, aumentar los índices de producción y calidad de las fibras y de la carne”, señaló Artero.
En cuanto a la producción de forrajes, las posibilidades de mejorar y aumentar la oferta de alimento dependen de la puesta en producción de superficie ociosa.
El incremento de superficie con pasturas bajo riego se podrá optimizar con la maquinaria y también aumentar la eficiencia de la producción de forrajes y aumentar su escala, impactando positivamente en la disponibilidad de alimento para las majadas y contribuyendo a resolver las limitantes fundamentales de productividad y escala.

POST EMERGENCIA
A través de CORFO, presidido por Hernán Alonso, el Proyecto de Recuperación Productiva Post Emergencia trabaja junto a productores de la Meseta Central afectados por la sequía y la ceniza provocada por la erupción del volcán Puyehue en 2011. Es una iniciativa del Ministerio de Agroindustria financiada con fondos provenientes del BID y del Tesoro Nacional.
El objetivo es mejorar en forma sostenible las condiciones socioproductivas de las áreas afectadas por la cenizas del volcán Puyehue haciendo más sustentable sus explotaciones agropecuarias y mejorando el entorno de infraestructura y servicios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico