Provincia traslada el libro de matrículas a Comodoro y queda sin efecto la suspensión de profesionales

Desde el Ministerio de Salud, el responsable del área Ignacio Hernández acusó de desidia a los 20 profesionales y 4 médicos que "ni siquiera levantaron un teléfono para iniciar el trámite de la matriculación". Aunque, se decidió dejar sin efecto las sanciones previstas y trasladar el cuaderno a Comodoro para agilizar los trámites, se advirtió que próximamente quien no cumpla deberá afrontar una importante multa económica.

Este mediodía, el ministro de Salud de la provincia Ignacio Hernández salió al cruce de los cuestionamientos por la suspensión e inhabilitación a profesionales que no cumplieron con la rematriculación que dejaba fuera de la actividad a 20 enfermeros y cuatro médicos del Hospital Regional.

Hernández explicó que el trámite es obligatorio cada cinco años y que se prorrogó un año y medio para dar tiempo a que cada agente de la salud se organice para cumplimentarlo. "A un año y seis meses de estar en marcha el proceso de prórrogas, tomé la definición de que la gente que no estaba rematriculada a principios de este mes quedaba sin matrícula para ejercer en la provincia de Chubut", dijo.

De este modo, "quedaron en suspenso 20 enfermeros del Hospital Regional y 4 médicos del Hospital Regional, que quedan con una suspensión de 60 días y sin goce de haberes y con el inicio de un sumario administrativo". La severidad aplicada ya era considerada para quienes prestan servicio en el ámbito privado, pero en el ámbito público: "esto es mas laxo y no se cobra multa, pero indudablemente esa es una irregularidad nuestra vamos a cambiarlo y empezaremos a matricular a todos".

"Tenían que levantar el teléfono y pedir un turno, ahí se tomaba como iniciado el trámite y quedaba todo en foja cero, ni siquiera tuvieron la responsabilidad de llamar por teléfono para organizarse y hacer el trámite", lamentó el ministro.

No obstante, en diálogo con el director del Hospital Regional Luís Cisneros y pos de no afectar la atención en la ciudad se definió trasladar el cuaderno de matrícula a Comodoro para que puedan realizar el trámite todos los que faltan. "Pero hubo que llegar a una situación extrema como esta para que la gente asuma una responsabilidad que compete a los profesionales. Yo quisiera saber qué pasa cuando no hacen sus carnet de conducir", indicó ofuscado el funcionario.

En función de esta "desidia", según sus propios dichos, a partir de la próxima rematriculación quien trabaje en el ámbito privado igual va a recibir una sanción económica. Nosotros somos responsables de la vida de las personas de esta provincia y que no se matriculen por desidia me pone de mal humor a partir de eso se generó esto".

Aunque la sanción ahora queda sin efecto, para evitar que el problema se repita y que no se deba llegar a situaciones límites se apostó al diálogo. "Si alguien levanta el teléfono y dice 'escuchame el problema es este', se resuelve, porque nadie quiere perseguir a nadie, ni quitarle el trabajo a nadie, por eso ante la desidia y la falta de respuesta es que uno tiene que tomar decisiones", reconoció el titular de la cartera de salud provincial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico