Prueba para el renovado Toyota Etios 2016

La primera novedad está en el motor, el mismo 1.5L que ahora incluye variador de válvulas (VVTi) tanto para admisión como escape. Esta solución le permite entregar 13 CV y 5 Nm más para totalizar 103 caballos a 6.000 rpm (400 vueltas más que antes) y 137 Nm a 4.200 giros. Si bien el tacómetro ahora tiene que escalar 1.200 rpm más que antes para alcanzar el punto máximo de torque, los variadores permiten que la fuerza esté mejor repartida en todo el rango de funcionamiento.
Al incremento del 14% en la potencia y del 4% en el torque se le suma una caja manual de 6 cambios (también hay una automática de 4ª que probaremos más adelante) cuya relación final es más larga que la 5ª de la anterior transmisión.

COMPORTAMIENTO

Gracias a los CV extra y la 6ª larga viaja a 120 km/h en silencio con menos de 3.000 giros
Las suspensiones del pequeño nipón siguen más concentradas en filtrar irregularidades que en contener a la carrocería, mientras que la dirección conserva ese tacto demasiado aislado de lo que pasa en las ruedas y está muy desmultiplicada lo que roba tacto a la hora de encarar curvas. Y sin embargo, en ruta algo cambió y mucho.
Si antes el Toyota Etios viajaba a 120 km/h con el motor enroscado a 3.500 rpm y permitiendo el ingreso de bastante rumorosidad en la cabina, ahora, gracias a los CV extra y la 6º larga viaja a 120 km/h (115 reales) con casi 3.000 giros. Si a esto le sumamos el agregado de material aislante el resultado es una cabina serena. Además, los consumos a esta velocidad quedan contenidos a un promedio de 6.3 L/100 km (o 16 km/L) y con el cambio extra hay más posibilidades para jugar a la hora de recuperar o un sobrepaso.
En ciudad, el 1.5L tiene suficiente empuje para pasar cambios apenas sobre las 2.000 rpm lo que permite mantener consumos muy contenidos. En trayectos con un poco de autopista urbana llegamos a 7.7 L/100 km (13 km/L) y con tránsito trabado donde colocar 2ª casi se festejaba marcó a 12.5 L/100 km (8 km/L) lo que en promedio da unos respetables 10,1 L/100 km.
Si bien nunca se siente poderoso, hay que destacar que el pequeño motor empuja parejo y sobre todo que lo hace libre de toda vibración.
El renovado Toyota Etios sigue siendo un modelo racional, austero y sin elementos superfluos, que hace foco en el espacio interior y la eficiencia. En este aspecto, Toyota es muy sincera al evitar colocar la palabra nuevo y menos en hacerle alteraciones estéticas para que así lo parezca. En su lugar, decidió invertir la plata en encerar y pulir mecánicamente a su modelo y el resultado es muy positivo dándole ese toque de refinamiento que le faltaba.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico