Prueba Renault Sandero RS: Racing Sandero

Es por lejos el Sandero más ágil y divertido, con un impulsor que reacciona inmediatamente al menor estímulo del acelerado.

La parte más importante del Renault Sandero RS está bajo el capot. A diferencia de otras versiones donde la deportividad pasa sólo por la estética, el Sandero RS cuenta con un motor único en su gama, el 2.0L F4R de 5ta generación con 16 válvulas que también equipa a la Duster, pero que en este caso llega a los 145 CV (a 5.750 rpm) y 198 Nm de torque (a 3.750 rpm).
Este motor tiene una serie de modificaciones, como la reconfiguración del mapeo en la computadora, un colector de admisión un 20% más grande, un incremento en la presión de inyección también en un 20% y el sistema "Sound Flap", que consiste en una tapa en el filtro de aire que deja pasar mayor flujo del mismo, cambiando el sonido del 2.0L.
En materia de seguridad, el Renault Sandero RS posee únicamente los airbags frontales obligatorios, pero suma freno a disco en las cuatro ruedas (de 280 mm adelante y 240 mm atrás, tomados del Fluence GT) con ABS, ESP, control de tracción y asistencia de arranque en pendientes. Falta un apoyacabezas central y cinturones en la 5ta plaza, pero si te comprás este auto para estar llevando mucha gente quizás tengas que mirar otras opciones.
Puertas adentro del Renault Sandero RS encontramos varios detalles estéticos exclusivos de esta versión. Para empezar tenemos un volante forrado en cuero idéntico al del Clio IV RS y unas butacas con las siglas RS en los apoyacabezas. Estas butacas con tapizado de tela son muy cómodas y tienen un excelente agarre lateral, tanto que habría que ver si en verano no pueden resultar demasiado calurosas.
La pantalla táctil de 7" cuenta con el conocido y completo Media NAV, pero no integra el RS Monitor que si tiene el Fluence GT2, un sistema de telemetría perfecto para los geeks del automovilismo.
Cuando lo manejás, se nota que estás en un auto un poco sobremotorizado. Es por lejos el Sandero más ágil y divertido, con un impulsor que reacciona inmediatamente al menor estímulo del acelerador.
En ciudad, el Renault Sandero RS nos hace sentir el sonido de su motor de una forma muy agradable, aunque esto incita un poco a malgastar el combustible.
La dirección es intencionalmente pesada y se va poniendo cada vez más directa y con mejor tacto a medida que se aumenta la velocidad. Por otro lado, la selectora es corta pero algo imprecisa, te puede pasar que algunas veces al querer poner 5ta termines en 3ra.
Se notan los neumáticos de taco fino, si bien la suspensión no está del todo endurecida, el perfil bajo y los amortiguadores dejan transmitir casi todas las imperfecciones del camino
Con respecto a los consumos, en ruta nos dio un promedio de 6.6 L/100 Km circulando a 100 Km/h (a 2.950 rpm), mientras que a 130 Km/h el motor elevó sus vueltas hasta las 3.900 rpm, con un consumo de 9L/100 Km.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico