Prueba Volkswagen CrossFox Highline

Su aspecto exterior aventurero, calidad de materiales y equipamiento lo ubican como una interesante propuesta. Dispone de caja de 6 marchas.

El Volkswagen CrossFox es un vehículo dirigido a las personas con una personalidad joven y deportiva, donde las diferencia respecto al Fox radican en equipamientos y detalles que acentúan una visual offroad, como plásticos estratégicamente ubicados, mayor despeje del piso, calcos y neumáticos específicos.

DISEÑO EXTERIOR

El diseño original del Fox inspira modernidad y carácter, siendo un referente en el segmento con la característica de haber sido el primer vehículo hatch de techo alto presentado en nuestro país.
Entre las principales características externas el CrossFox ofrece en su frente las ópticas con diseño afilado y máscaras oscurecidas, una parrilla superior delgada en negro brillante y la inscripción CrossFox sobre el lado derecho de la misma. El robusto paragolpes aloja los grandes faros auxiliares de diseño trapezoidal de doble función: neblineros y de largo alcance, que pueden recibir en forma opcional la función "cornering lights" y una gran parrilla inferior con dos listones horizontales negro mate.

EQUIPAMIENTO

Sin dudas la pantalla táctil multifunción de 7 pulgadas con navegador satelital es una de las joyas en el equipamiento, con entrada de puerto USB y Bluetooth, Además incluye la representación de los sensores de estacionamiento delanteros y traseros.
Entre el equipamiento más destacado mencionamos la dirección eléctrica que permite una excelente maniobrabilidad a bajas velocidades sobre todo cuando se transita en ciudad y en maniobras de estacionamiento y que se endurece con el aumento de la velocidad en ruta permitiendo un control más firme del volante.
Completan los ítems el aire acondicionado, el espejo interno con antiencandilamiento automático, la pedalera de aluminio, la función Coming & Leaving Home, control de velocidad crucero, techo solar deslizable eléctricamente, sensor de lluvia entre otros y espejos exterior con sistema Tilt-down que al colocar la palanca en la posición de marcha atrás se baja el espejo derecho.

SEGURIDAD

La dotación de seguridad es de lo más completa y casi de lo mejor del segmento al incluir sistema de frenos ABS, control de electrónico de estabilidad con ASR, EDS y HBA, airbag para conductor y acompañante, tercer apoyacabezas y cuatro cinturones inerciales de tres puntos. En el debe tenemos que mencionar la falta del quinto cinturón inercial al poseer uno del tipo abdominal y la falta de chapón protector del cárter, un elemento más que importante si consideramos que es un vehículo con alguna aspiración offroad.

MOTOR

El Volkswagen CrossFox dispone de un moderno impulsor de 1.6 litros de 16V y 110 CV asociado a una caja manual de 6 velocidades. Si bien es un propulsor más actual es un poco remolón en lo que es aceleración y reprise, pero como contrapartida es un motor económico.
En términos de aceleración alcanzar los 100 km/h partiendo de cero fue necesario 12,21 segundos, mientras los valores de recuperación de 80 a 120 km/h son de 13,3 segundos, 19,41 segundos y 27,32 segundos respectivamente en 4ta; 5ta y 6ta velocidad.
En cuanto a consumo nuestras pruebas demuestran los bajos valores merced a una caja con una sexta velocidad que permite bajar unas 500 rpm el régimen del motor y al indicador de cambio de marcha que avisa al conductor entre las 2.000 y 2.100 rpm cuando realizar el pasaje de cambio mediante una flecha en un instrumental: conduciendo a 100 km/h en ruta el consumo es de 5,7 l/100 km permitiendo una autonomía de 877 kilómetros, mientras que para una velocidad de 130 km/h la demanda de nafta es de 7,8 l/100 kilómetros reduciéndose la autonomía a 641 litros, considerando su tanque de 50 litros de capacidad de combustible. En el ámbito urbano el consumo es de 9,3 l/100 km.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico