Qué dice el acuerdo petrolero de Neuquén

El 2 de febrero el sindicato que conduce Guillermo Pereyra y la CEOPE llegaron a un acuerdo para la Cuenca Neuquina cuestionado duramente desde Chubut y Santa Cruz. En ocho puntos, describe un procedimiento preventivo de crisis que habilita suspensiones y reducción salarial.
En el primer punto acuerda una suspensión rotativa de los trabajadores sin actividad o desafectados por equipos levantados o por la caída de la actividad. "Las suspensiones, las rotaciones y cualquier novedad serán notificadas al trabajador y a la entidad gremial de representación en forma fehaciente".
"Las suspensiones serán rotativas, de modo de alternar las mismas con el personal inactivo con el que aún se mantiene activo. Las rotaciones serán organizadas por la empresa en forma equitativa", señala el punto dos.
Los trabajadores recibirán un subsidio no remunerativo avalado por la Ley de Contrato de Trabajo, que en ningún caso será superior a los 40.000 pesos. Lo establecen como el 50% de los sueldos recibidos en los últimos cuatro meses, sin aguinaldo, vacaciones y otros ítems del recibo.
"Los empleadores se comprometen por el período de vigencia de las suspensiones a no despedir sin justa causa ni por causa de falta o disminución de trabajo no imputables", marca el punto cuatro del acuerdo.
A su vez, el quinto punto es un compromiso de paz social.
Además, crean la Comisión Especial de Interpretación que tendrá como responsabilidad resolver los diferendos. "Mientras se desarrollen estas gestiones, ninguna de las partes adoptará ninguna medida de acción directa contra la otra", se señala.
En el séptimo punto del acuerdo, las partes quedan en analizar la situación del personal en condiciones de jubilarse a fin de acelerar sus trámites. Y en el octavo, crean la mesa de diálogo para monitorear el procedimiento preventivo de crisis.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico