Qué informaban las primeras ediciones

Hace 50 años, bajo un cielo nublado, 9 grados centígrados de temperatura y ráfagas que rozaban los 40 kilómetros por hora, los comodorenses y habitantes de otras localidades de la región recibieron el primer ejemplar de El Patagónico. El clima político, demográfico y económico que se respiraba en esta ciudad y en el país, sin embargo, poco tenía en común con la actualidad. El 30 de junio de 1967, el dictador Juan Carlos Onganía regía los destinos de la Argentina, mientras Comodoro Rivadavia esperaba la visita del gobernador, capitán de fragata (RE) Osvaldo Guaita. En tanto, Raúl Calzetta ocupaba el sillón de la Intendencia.

Durante la mañana del viernes 30 de junio de 1967, los comodorenses recibieron el primer ejemplar de El Patagónico. Fue con una promesa en su primera plana: "entregamos este primer número a la consideración del público con la aclaración de que en ediciones sucesivas, y a medida que se vayan incorporando nuevos elementos técnicos, iremos mejorando progresivamente el nivel informativo y gráfico".
Una primicia acompañaba a aquella tapa de presentación. "¿Submarino desconocido en Camarones?", interrogaba un titular. A nivel nacional, un artículo indicaba que el secretario de Energía y Minería de la Nación, Luis María Gotelli, planteaba la necesidad de incrementar la producción petrolera en todo el país. En el contexto regional, ubicada en el centro de la página, una nota con la única foto de la primera plana informaba: "Pasaron por nuestra ciudad integrantes del grupo Cóndor".
Algunos destacados de ese día fueron: el anuncio sobre la primera colación de grados en la Universidad San Juan Bosco, la puesta en marcha de una nueva reestructuración en YPF, el pago de regalías atrasadas en Chubut, y la constitución de la Asociación de Reservistas de Comodoro Rivadavia. En la segunda sección, temas barriales y deportivos matizaban las páginas del primer ejemplar.
Comodoro Rivadavia ya era una ciudad en expansión: la aparición de los barrios Las Flores y La Floresta luego del "boom" petrolero ocupaban un lugar en la edición del 30 de junio de1967. Figuraba en la misma página el barrio José Fuchs, "bautizado" anteriormente bajo el nombre Mataderos y Payaguala. También se anticipaba un alarmante "avance de la erosión en la provincia de Chubut" y un plan de apoyo crediticio para los productores agrarios.
Sobre el final del diario de ese día, estaba la sección "Deportes". Una donación de 200 mil pesos de la firma Berutti y Gosio a la atleta Cristina Irurzun ("la gacela patagónica) para que pudiera competir en Canadá y el anuncio del partido Estudiantes-Newell's por la zona "A" del torneo Metropolitano, fueron las dos notas más destacadas de aquella primera jornada.

LA PRIMERA SEMANA
DE INFORMACION
Durante julio de 1967, ediciones de 20 páginas que se vendían a un precio de 30 pesos dieron continuidad al "nuevo diario". El 1 de julio los rumores sobre la presencia de un submarino en la costa de Camarones, el incendio en la Escuela 14 de Caleta Olivia, la reglamentación de un gravamen nacional de emergencia a la propiedad inmueble y la visita del gobernador Guaita para participar de un acto en el Liceo Militar General Roca fueron los sucesos más destacados.
Ese día, en las páginas 6 y 7 hablaron los primeros egresados de la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco que funcionaba en aquel entonces en el colegio Salesiano Deán Funes.
Unos días después, el gobernador Guaita visitó la redacción de El Patagónico y anunció la asignación de un subsidio para la casa de estudios superiores.
Aquel 2 de julio, la tapa mencionaba la posibilidad de que los submarinos en la zona se dedicaran al contrabando, además de la necesidad de soluciones a la falta de agua en el barrio Industrial. A nivel internacional, un titular indicaba: "Preocupan los nuevos incidentes registrados entre árabes e israelíes".
Durante el primer mes, diversas notas matizaron las páginas del flamante diario regional. La creación de un cuerpo de bomberos en el barrio La Floresta y un cordón sanitario en el paralelo 42 para evitar el avance de la aftosa, fueron algunas de las noticias del 4 de julio.
La edición del 5 de julio estaba acompañada de dos primicias: la construcción del Gimnasio Municipal y la decisión de SUPE (Sindicato Unidos Petroleros del Estado) de comprar seis pisos de "un moderno edificio en construcción ubicado en la zona céntrica". Se trataba de la actual galería San Martín.
El jueves 6 de julio, una foto de tapa ya mencionaba la notoria expansión de la villa balnearia Rada Tilly, en donde el gobernador Guaita entregaría ese día algunos títulos de propiedad. Otros titulares indicaban la invitación del intendente Calzetta a todas las asociaciones vecinales para participar de los actos del 9 de Julio, y la posible transformación del "campamento" Diadema Argentina en una "villa con autonomía" como Rada Tilly. En el interior de la edición, se hablaba del notable crecimiento del barrio Roca.
El 7 de julio, cuando se cerraba la primera semana de vida de El Patagónico, la tapa anunciaba: "El gabinete de Onganía tiene un plan político que no es electoral". También mencionaba el arribo a Comodoro del administrador general de Gas del Estado, Esteban Pérez, y de la delegación de la Unión Argentina de Asociaciones de Ingenieros.
Así, con temas que aún mantienen vigencia en la ciudad y en la región, comenzaba la historia de El Patagónico.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico