Qué problemáticas referidas a Chubut estudian los científicos del CONICET

Desde la sequía en el Colhué Huapi hasta el manejo de los guanacos, son algunas de las investigaciones que abordan temas regionales.

Mientras los investigadores del CONICET mantienen sus quejas por el recorte presupuestario y el gobierno de Mauricio Macri decidió dar marcha atrás con parte del ajuste, los becarios con asiento en Comodoro Rivadavia manifestaron su solidaridad con sus pares afectados. A la vez, un grupo de científicos autovoncocados del CENPAT, la pata regional del organismo científico, explicó cuál es su realidad.
El CENPAT-CONICET de Puerto Madryn tuvo 25 postulantes este año y la gran mayoría vieron rechazados sus proyectos. Sólo tres investigadores de Chubut ingresarán en 2017. Por eso, entre los reclamos regionales piden "que exista una mayor federalización en la distribución de las vacantes en aquellas regiones del país con escaso desarrollo científico y tecnológico, como es el caso de Chubut".
"En el CONICET hay 489 doctores formados en la investigación en ese organismo que deberán buscar alternativas para no abandonar la carrera científica y lo más probable es que tengan que irse del país", destacaron los autoconvocados, quienes remarcaron los rigurosos estándares de evaluación que lleva el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

INVESTIGACIONES
Algunas de las investigaciones sobre la región abordan y buscan soluciones a la sequía del Colhué Huapi, la población de guanacos o el acceso a la tierra.
Un tema que preocupó a la región fue la sequía del Colhué Huapi, luego de que en abril fuera encontrado un avión que cayó en ese lago en 1964. Existen una serie de investigaciones sobre el fenómeno y qué puede hacerse financiadas por el CONICET. De hecho, un equipo logró instalar una estación de monitoreo que arroja los primeros datos sobre el caudal de la cuenca.
Facundo Scordo, licenciado en Ciencias Ambientales, es quien lleva una investigación sobre el tema y que junto al Safer Project montaron la estación. Además, quieren instalar boyas de aguas profundas en los lagos Fontana y Musters que aportarían datos que curiosamente el Estado provincial desconoce pese a la histórica crisis hídrica de la zona.
En el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANGALA) realizan investigaciones sobre los glaciares de la cordillera, incluyendo a los de Chubut. En esos glaciares estaría una fuente de agua dulce congelada de gran importancia: el 77% del agua dulce está congelada en los polos y los glaciares de latitudes medias.
Algunos de los que estudian los glaciares chubutenses son Mariano Masiokas, Lucas Ruiz y Darío Trombotto a través del CONICET. El Congreso discutió la prohibición de la explotación minera en cercanías de estos cuerpos helados bajo un esquema de presupuestos mínimos.
Mientras, el CENPAT, con base en Puerto Madryn, tiene biólogos trabajando en una investigación para el desarrollo, implementación y monitoreo de esquila de guanacos silvestres en la provincia de Chubut.
En concreto, buscaría aprovechar la fibra de guanaco silvestre con esquila en vivo y aportar a las políticas públicas para la conservación de esta población.
En el campo de la antropología, Santiago Bachiller analiza las dificultades de acceso al suelo y la toma de tierras en Comodoro Rivadavia, partiendo de la desigualdad social.
En cuestiones de migraciones, Brígida Baeza estudia a los grupos indígenas quechuas que llegan a Comodoro y Caleta Olivia -así han impulsado asociaciones bolivianas el estudio del idioma-, ya que las investigaciones del CONICET no sólo implican las ciencias duras, sino también las Ciencias Sociales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico