¿Qué ver en Florianópolis?

Viajar a Florianópolis es una de las mejores opciones para pasar las vacaciones sobre el sureste de Brasil. Con alrededor de 42 playas, es un destino ideal para quienes disfrutan del descanso a orillas del mar. Además cuenta con interesantes opciones para descubrir la historia del lugar.

Florianópolis es una isla paradisíaca que gracias a su gran variedad de playas se convirtió en uno de los principales atractivos turísticos no solo del país, sino también de América del Sur. Hay playas ubicadas a lo largo de toda la isla, principalmente sobre las costas este y norte, llegando a un total de 42 balnearios diferentes en una distancia relativamente corta. Esta variedad permite encontrar una que se adapte a todos los gustos y a las actividades que se desea realizar, ya que se puede encontrar desde aguas cálidas y calmas, hasta aquellas de grandes olas para los amantes de los deportes acuáticos.
Los balnearios populares que han hecho crecer el turismo en Florianópolis son Jureré, Campeche y Mole, destacándose estas dos últimas por la gran presencia de surfistas que aprovechan la fuerza de sus olas.
En sus 58 kilómetros de largo y 18 de ancho, la isla de Florianópolis está llena de contrastes que contemplan las vacaciones soñadas de toda clase de turistas. Cada región de la isla (norte, este, sur y oeste) tiene su propio carácter en el conjunto de playas que la componen.
La isla posee, además de sus costas oceánicas, dos lagunas muy visitadas por el turismo: Lagoa do Peri (de agua dulce) y Lagoa da Conceição (de agua salada). Esta última es la más grande de la isla y a su alrededor vive la mayor parte de su población estable. También allí se encuentran los mejores restaurantes pesqueros. Sin dudas, no se debe dejar de visitar este lugar, además cuenta con una importante zona comercial y muchas de las construcciones históricas que presenta Florianópolis. . Durante el verano este lugar es uno de los principales centros de la vida nocturna, debido a la gran cantidad de bares que se pueden encontrar a sus orillas.
En las dunas de Joaquina, después de practicar surf en las aguas cálidas la jornada debe cerrarse con unas bajadas de sandboard o surf en la arena en las inmensas dunas que se encuentran pocos metros antes de la playa.
También hay otros atractivos para ver, los cuales en su mayoría se ubican en el centro y están estrechamente relacionados con la historia de la ciudad, como la Catedral Metropolitana de Florianópolis, la iglesia más importante de Florianópolis. Ubicada en el centro de la ciudad en la parte alta de la Plaza XV de Noviembre, desde su creación en 1712 la Catedral ha sufrido varias modificaciones y reparaciones, siendo considerada actualmente una gran obra arquitectónica.
Otro de los edificios ubicados sobre la Plaza XV de Noviembre, es el famoso Palacio Cruz e Sousa. También se trata de una construcción histórica, en este caso llevada a cabo en el siglo XVII para ser utilizada como lugar de residencia y de trabajo de los Gobernadores de Santa Catarina. Con el paso de los años el lugar dejó de ser usado por los políticos, por lo que fue remodelado y bautizado como Palacio Cruz e Sousa. También se lo conoce como Museo Histórico de Santa Catalina, ya que allí pueden verse las distintas habitaciones tal cual eran utilizadas por los gobernantes.
Con sus 819 de longitud el puente Hercílio Luz se caracteriza por ser el puente colgante más largo de todo el país. Su construcción demandó casi cuatro años, siendo finalizada en 1926 cuando logró unir las dos partes de la ciudad, la que se encuentra en la isla y la que está sobre el continente. Si durante el día la imagen de esta construcción les puede parecer atractiva, cuando cae el sol la vista pasa a ser maravillosa, ya que la iluminación con la que fue dotado este puente lo ha convertido en una de las mejores postales de la capital de Santa Catarina.
Por último, el Mercado Público, es uno de los lugares más visitados de Florianópolis, por donde circula un promedio de 10 mil personas por día. Allí se pueden encontrar tiendas que comercializan todo tipo de productos, por lo que seguramente quienes lo visitan no se van con las manos vacías.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico