Quedó detenido uno de los sospechosos de asaltar la casa de un comerciante en Rawson

El juez Sergio Pineda dispuso ayer la detención de uno de los cuatro sospechosos que el domingo intentaron asaltar a la esposa de un comerciante de Rawson, a la cual maniataron. La decisión tomada de dejar detenido a Osvaldo Pino se basó en que el individuo tenía un pedido de captura. Los restantes sospechosos recuperaron la libertad.
Los presuntos autores del violento intento de asalto ocurrido el domingo fueron identificados por fuentes judiciales como Osvaldo Pino, Elías López, Maximiliano Shnering y Fabio Centeno, todos residentes de Trelew. Por pedido del fiscal general Osvaldo Heiber los individuos fueron imputados por el delito de robo agravado en poblado y en banda en carácter de coautores.
Pino tenía un pedido de captura por desobediencia al no haber asistido a una audiencia en los tribunales de Trelew, y por esa circunstancia cumplirá prisión preventiva.
Teniendo en cuenta que el delito es excarcelable, el acusador público no pidió la prisión preventiva para los restantes sospechosos debido a que "no poseen antecedentes condenatorios a pesar de la gran cantidad de causas penales que tienen algunos de ellos".
Los hombres fueron detenidos durante las primeras horas del domingo tras una persecución policial en las calles céntricas luego de ser señalados como los sospechosos de haber ingresado a la casa de la esposa de un comerciante. Los individuos violentaron la puerta de la vivienda de una patada y mediante amenazas de muerte redujeron a la mujer, le taparon la boca y la ataron con precintos.
Uno de los hijos de la víctima alcanzó a salir de la vivienda sin ser visto y avisó a su padre que se hallaba en el comercio que funciona las 24 horas. Los delincuentes al percatarse del arribo del hombre decidieron escapar a bordo de un Chevrolet Corsa.
Luego, abandonaron el auto y continuaron la huida a pie, pero a las pocas cuadras fueron detenidos.
El defensor Damián D'Antonio consideró "irregular" el trabajo policial, dudando acerca de cómo se produjo el delito y cuestionó calificación legal. Se opuso a la requisa del auto porque "ya se hizo además de que fue irregular porque por ejemplo se manipuló el (teléfono) celular".
En cambio, el fiscal convalidó la tarea en la que los efectivos observaron debajo de un asiento del coche un arma de fuego, precintos de plástico y el teléfono celular de la víctima con la pantalla encendida con la imagen que había descripto su propietaria.
Heiber también solicitó el secuestro de ropas, capuchas, guantes y gorras que llevaban los sospechosos al momento de ingresar al asalto.
En su resolución el magistrado dispuso la apertura y formalización de la investigación contra los cuatro sujetos. Dictó la prisión preventiva de Pino y la libertad de los restantes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico