"Quieren mi cabeza para la campaña electoral"

Tras los serios incidentes ocurridos en la madrugada de ayer, la gobernadora Alicia Kirchner afirmó que no tenía dudas de que hubo un "ataque planificado" a la Residencia Oficial por parte de un grupo de manifestantes en momentos en que ella estaba acompañada por la ex expresidente de la Nación, Cristina Fernández. También advirtió que los opositores políticos "quieren mi cabeza" para la campaña electoral.

Caleta Olivia (agencia)

"Éramos cinco mujeres solas con una bebé de 18 meses" en la vivienda, incluida la ex jefa de Estado y su nieta, comentó la mandataria provincial al relatar los hechos que se sucedieron durante una protesta.
En declaraciones formuladas a Radio 10 y que se reprodujeron por otros medios periodísticos del país, la gobernadora rechazó de plano que hubiera habido "represión" durante la manifestación que, según precisó, se desarrolló desde las 21 del viernes y las 3 de la madrugada de ayer.
"Jamás voy a ejercer la represión" afirmó, señalando además que evidentemente la actitud de algunos manifestantes "fue un ataque ya que querían entrar a la vivienda" por la fuerza.
A su criterio, "hacer una marcha o cortar una calle está bien, pero querer entrar a una casa es una barbaridad. Rompieron vidrios y puertas, el cordón de la vereda y el nicho de gas".
En tal sentido evaluó que todo formó parte de "un ataque panificado" y como consecuencia de los sucesos tenía entendido que "hubo dos personas que tuvieron que ser atendidas en el hospital".

"PERSECUCION POLÍTICA"

Por otra parte no descartó que algunos manifestantes "quizás recibieron instrucciones de Jaime Durán Barba (consultor ecuatoriano al servicio Mauricio Macri) y quieren mi cabeza para la campaña electoral".
"Qué bueno sería para Durán Barba afirmar que Alicia Kirchner se tuvo que ir de Santa Cruz para la campaña nacional del oficialismo" planteó la gobernadora, al tiempo que se consideró víctima de una "persecución política".
Luego, al ser consultada sobre expresiones que pudo haber dicho su cuñada y ex presidente de la Nación sobre estos incidentes, reveló que "Cristina está absolutamente preocupada y se da cuenta muy bien de qué han querido hacer: querían mi cabeza, no tengan ninguna duda. Siempre están hostigando lo que fue el proyecto nacional".
En el tramo final de la entrevista, la mandataria provincial reclamó públicamente al gobierno nacional que le apruebe la posibilidad de emitir deuda por 350 millones de dólares y así sortear la situación provincial, a la que definió como "en estado crítico".
Al respecto precisó que "tengo un déficit de 6.713 millones de pesos y esta situación la conoce el gobierno nacional. Yo necesito ayuda. Es más, estoy con el trámite de un bono que espero pueda salir en 50 días".
"Confío en que vamos a salir, pero también necesito el apoyo de la Nación. Casi todas las provincias pudieron endeudarse y la mía todavía no", se quejó.
Finalmente, respondió de manera interrogativa a otra consulta al señalar que "¿cómo no voy a estar desesperada o preocupada? Porque yo realmente siento la necesidad de la gente y me coloco al lado de mi pueblo".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico