"Quiero devolverle la confianza al capitán"

"Es un orgullo haber sido incluido en la Davis", afirmó el joven tenista rosarino de 23 años.

El promisorio tenista rosarino Renzo Olivo, citado por primera vez al equipo de Argentina que enfrentará a Polonia como visitante el mes próximo por la ronda inicial del Grupo Mundial 2016, admitió ayer que es "un orgullo haber sido incluido en la Copa Davis" y que la convocatoria lo toma en un muy buen momento.
"Es un orgullo haber sido incluido en la Davis, sobre todo porque considero que hay otros tenistas de buen nivel que podrían estar en mi lugar, así que lo tomo como un desafío y quiero devolverle la confianza al capitán", explicó a Télam el rosarino de 23 años.
Argentina visitará a Polonia el 4, 5 y 6 de marzo en la ciudad de Gdansk, ubicada a 280 kilómetros de Varsovia, con una formación integrada por Leonardo Mayer (40), Carlos Berlocq (118) y los debutantes Guido Pella (42) y Olivo (162), según la designación formulada por el capitán Daniel Orsanic.
Esa formación, sin el correntino Mayer (jugó y perdió ayer a la mañana en el ATP 500 de Dubai), comenzó a entrenar el lunes en el CeNARD y continuará durante la semana en las canchas rápidas del Pilará Tennis Club, en Pilar, donde encontrará una superficie similar a la del Ergo Arena, el estadio de Gdansk donde se jugará la serie.
"Tengo sensaciones muy lindas, todas positivas, estar acá es lo que siempre quise. Tuve un comienzo de año con buenos resultados, eso me dio mucha confianza y Orsanic tomó una decisión difícil, ya que se la jugó por mí y por Guido que no tenemos experiencia en la Davis", analizó Olivo.
El tenista, hincha fanático de Newell's Old Boys, concedió una entrevista a Télam en medio de la práctica en la que reveló que está ansioso por partir a Polonia para jugar la serie y adelantó que está dispuesto a competir en singles o en dobles.
"Me prepararé de la mejor manera, me siento bien para jugar en singles o en dobles, ya que la cancha tengo entendido que será muy rápida y en ese terreno me siento cómodo", reflexionó Olivo, quien este año logró buenos triunfos sobre el checo Jiri Vesely en Australia y ante el español Fernando Verdasco en Quito.
El rosarino, formado en la prestigiosa academia francesa de Patrick Mouratoglou, de la cual salieron tenistas como el búlgaro Grigor Dimitrov o el chipriota Marcos Baghdatis, posee un juego agresivo y variado, que se adapta perfectamente a canchas rápidas como la de Gdansk, una superficie dura acrílica y bajo techo.
"Me formé en canchas rápidas y me siento cómodo, si me toca jugar bien y si Orsanic elige a otro alentaré desde afuera", indicó Olivo, quien se marchó de Rosario a París cuando apenas tenía 12 años.
El rosarino se refirió, por último, el excelente regreso al tenis que protagonizó el tandilense Juan Martín Del Potro, quien arribó el fin de semana a la semifinal de Delray Beach, luego de haber estado 11 meses sin jugar.
"Siento admiración pura por Del Potro, estar un año sin jugar y volver de la manera que lo hizo es increíble. Me pone contento la garra que le puso y mi deseo es que siga sano", concluyó Olivo, quien entrenará toda la semana para lograr la mejor puesta a punto posible antes de viajar a Polonia.
Argentina viajará a Polonia el viernes a las 17:30 en un vuelo de la compañía aérea alemana Lufthansa y una vez que llegue a su destino, se alojará en la ciudad de Sopot, ubicada a 12 kilómetros de Gdansk, donde se sumará a la delegación el correntino Mayer.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico