Racing careció de contundencia para quebrar el cero ante Mineiro

Empataron sin goles en el "Cilindro", en el partido de ida correspondiente a los octavos de final de la Copa Libertadores de América. El equipo de Sava jugó bien y fue el mejor de los dos, pero le faltó la puntada final. Grimi marcó un gol anulado por una posición adelantada que no fue, aunque de tan fino, el error del línea no fue protestado. La revancha se jugará la semana próxima en Belo Horizonte.

Racing Club no pudo anoche con Atlético Mineiro, con el que empató sin abrir el marcador en el estadio Presidente Perón de Avellaneda, en el partido de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores de América.
Ambos equipos definirán la clasificación a cuartos de final el miércoles de la próxima semana, en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, Brasil.
Racing jugó bien y fue el mejor de los dos equipos en la primera etapa: no sólo por los intentos de buscar el arco rival, sino por los caminos elegidos para hacerlo.
Hubo una aceptable tarea del támdem Aued-Videla y una destacable actuación del paraguayo Romero, por pedirla siempre, por desequilibrar en el mano a mano, por generar de juego a partir de los tres cuartos, por su sociedad con "Tito" Noir. Menos, pero igual de inquieto, estuvo Acuña por el otro sector, el izquierdo.
Pero al conjunto del "Colorado" Sava le faltó contundencia: Lisandro López quedó solo de punta, y las mejores opciones de gol para el local llegaron con centros o pelotas paradas. Las más claras fueron, primero, a los dos minutos -un cabezazo de Sánchez que Víctor paró en la línea-; y luego a los 11m, cuando Grimi marcó un gol anulado por una posición adelantada que no fue, aunque de tan fino, el error del línea no fue protestado.
Mineiro, por su parte, se paró de contra, con Pratto como única referencia de ataque. Pero Dátolo y Robinho entraron poco en juego y, así, Saja no tuvo más sobresaltos que un remate del ex Vélez que se desvió en Sánchez y un cabezazo riesgoso pero desviado de Junior Urso. Todo en el marco de un desarrollo cortado por muchas faltas y la rigurosidad -a veces exagerada o injusta- del árbitro Aquino.
Un remate de Romero y otro de Grimi, en ambos casos resueltos por Víctor, renovaron la ilusión de victoria para Racing en los minutos iniciales del complemento. Y a los 15 se dio un cruce de jugadas que simbolizó la actitud hasta allí de los equipos: lo tuvo el local con un centro desde la izquierda de Acuña que López no llegó a conectar y fue despejado y, tras el córner, lo tuvo Pratto en una contra perfecta conducida por Robinho.
Sava movió el banco (Roger Martínez por Noir) y, minutos después, Racing tuvo una gran opción: López, tras recibir una excelente habilitación de Romero, sacó un gran remate desde la derecha, dentro del área, que se estrelló en el travesaño.
Y Mineiro respondió por duplicado: Robinho, mano a mano con Saja, definió desviado; y el arquero sacó ante una llegada franca de Junior Urso. A esa altura, 25 minutos de la etapa final, el dominio ya era compartido. Más todavía, los brasileños le sacaron la pelota a la "Academia" durante varios pasajes del encuentro.
Así fue hasta el final. Racing se quedó sin claridad para la gestación (aunque pudo abrir el marcador con algunos acercamientos), y Mineiro se acomodó al empate. Los de Sava sumaron su segundo 0-0 consecutivo (luego del cosechado con Independiente, por el torneo local) y resolvieron la deuda urgente de su fragilidad defensiva. Aunque, como el cuento de la manta corta, ahora parece haber perdido el poder de fuego que se le elogiaba cuando se inclinaba por el golpe por golpe.
La revancha se jugará el miércoles próximo en el estadio Mineirao, de Belo Horizonte. El ganador de esta llave se cruzará en cuartos de final con el vencedor del cruce entre San Pablo (Brasil) y Toluca (México).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico