Rada Tilly: una cisterna de la SCPL volvió a inundar el barrio El Mirador

Por segunda ocasión en menos de 40 días, la anterior había sido en pleno temporal, tres familias del barrio "El Mirador" resultaron damnificadas por un alud que descendió del cerro desde una cisterna de la SCPL y que volvió a anegar sus viviendas. En junio de 2011 ya habían sufrido los embates del desagote del tanque de 5.000 metros cúbicos que tiene el acueducto en Rada Tilly. En esa oportunidad los damnificados iniciaron un juicio civil. Seis años después el agua volvió a destruir lo que estaban reconstruyendo luego de la reciente catástrofe climática.

Es la tercera vez en seis años que el agua potable de la cisterna del acueducto de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada desciende desde cerro y destroza las viviendas de las familias que residen en la calle Héctor Rusomando en Rada Tilly.
Lo más grave es que se repitió dos veces en menos de 40 días.
Ya el 2 de abril la cisterna se había desbordado. Esa vez, en medio del temporal tres familias debieron dejar sus casas y el resto de las viviendas también resultaron anegadas.
Y 40 días después, cuando los damnificados trataban de reparar los daños y volver a instalarse, otro desborde de la cisterna, el miércoles último alrededor de las 22, volvió a sus viviendas.
Las familias de Alejandro Maidana, Pedro Leiva y Raúl Villalobos ayer le contaron a El Patagónico que temen por sus vidas si continúan en el lugar. Es que el alud siempre los sorprendió de noche y no les dio tiempo a nada.
No fue agua de lluvia, ni de un temporal imprevisible, lo que los dejó siempre con lo puesto fue un caudal de agua potable mezclado con greda que bajó del cerro. Responsabilizan directamente a la Sociedad Cooperativa Popular Limitada.
La cisterna tiene 5.000 metros cúbicos (cinco millones de litros de agua) y cuenta con dos bocas de desagote que están direccionadas hacia el este, es decir hacia el barrio "El Mirador".
Este miércoles pasadas las 22, el agua salió por una de las bocas luego que se superara la presión del acueducto y, de esa manera, miles de litros descendieron por la ladera, surcaron el cerro dejando una grieta de más de diez metros de profundidad para finalmente arrastrar el lodo hacia las casas.
Pedro Leiva y su esposa Laura, ayer estaban devastados. Ya habían reparado los daños que sufrieron el 2 de abril y con el alud de antenoche el barro quedó marcado en las paredes a una altura de más de medio metro.
"Alguien hizo esa obra, y alguien la aprobó", advirtió un vecino enojado. Por ello piden explicaciones a las autoridades. Es que esa cisterna se construyó en 2005 y el barrio ya estaba emplazado desde 1998. "¿Quién habilitó esa obra allá arriba? El municipio debió estar enterado. ¿Cómo van a habilitar una obra de esas habiendo un barrio abajo? ¿Quiénes son los responsables?", se preguntaba Juan Cortada.
RESPONSABLES
Los damnificados reclaman que el Ente Nacional de Obras Hídricas y de Saneamiento Ambiental (ENOHSA) tome intervención en el asunto.
"Se tiran el fardo el uno a otro, en este problema están metidos la Municipalidad de Rada Tilly, Cooagua no sé hasta qué punto, y la Cooperativa (por la SCPL)", sostuvo Alejandro Maidana.
Leiva, que construye obras civiles, hace más de un mes que no puede trabajar porque con sus ayudantes intentaban reparar su propia vivienda, pero todo fue en vano.
Maidana, mientras tanto, es camionero y desde 2011 que sufre los problemas que le dejó el primer alud, tanto en la economía como en el ritmo de vida familiar.
Ayer su yerno, Javier Piñeiro, contó que el 2 de abril debió salir con el barro hasta la cintura y con su hija en brazos, la pequeña sufría un cuadro de fiebre. Y en la noche del último miércoles, el agua le descalzó las bases de la vivienda unos 10 centímetros.
Maidana llevó hasta la cisterna a un equipo de este diario para mostrar el surco que dejó el agua en medio del cerro. En el camino se encontró con quienes dijeron ser "técnicos" de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada. Uno de ellos le manifestó que los responsables eran la Municipalidad de Rada Tilly y Cooagua. Pero a la vez adelantó que estaban observando cómo hacer una obra de desagüe para que el desborde caiga hacia el oeste, camino al basural de Rada Tilly. Sobre la otra ladera del cerro hay un emprendimiento inmobiliario que también podría sufrir los embates de un futuro alud.
"¿Quién se va a hacer cargo de los daños?", le preguntó Maidana a los operarios de la SCPL, de camioneta a camioneta. "Eso lo verán los abogados", le respondió quien parecía ser un directivo.
A Laura, la esposa de Leiva, se le hacía un nudo en la garganta cuando intentaba salir del lodo que tapaba la puerta de su casa. "Se comprometieron a hacer el zanjeo, pasaron cinco años y no hicieron nada", lamentaba.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico