Ratifican la prisión para Bravo Orderique mientras se analiza un recurso de queja

El procesado fue condenado en primera instancia a prisión perpetua y la pena fue ratificada por la Cámara Penal. Sin embargo, pese a esa doble conformidad, la causa se encuentra con un recurso de queja y en consulta al Superior Tribunal de Justicia por el monto elevado de la pena, por lo que cada cierto período debe revisarse su prisión preventiva.

En los tribunales penales de Comodoro Rivadavia se desarrolló el miércoles la audiencia de control de la prisión preventiva impuesta a Luis Alejandro Bravo Orderique, quien fue condenado a prisión perpetua por el homicidio del empresario José Luis García, propietario de la distribuidora LOA.
El tribunal de la audiencia fue compuesto por los jueces Alejandro Soñis y Mariel Suárez. El Ministerio Público fue representado por el fiscal general Adrián Cabral. Mientras, la defensa de Bravo Orderique fue ejercida por la defensora pública Viviana Barillari.
Cabral recordó que el condenado está detenido desde hace dos años y dos meses cumpliendo prisión preventiva. Que la sentencia tiene doble conforme ya que fue condenado el 6 de abril de 2015 a prisión perpetua por haber sido encontrado penalmente responsable del delito de homicidio agravado y que se dictó su prisión preventiva sobre la base del riesgo de fuga.
La defensa impugnó en ese momento la decisión y el 25 de agosto de 2014 la Cámara Penal de esta ciudad ratificó la sentencia condenatoria de primera instancia. Actualmente la causa se encuentra con un recurso de queja, interpuesto por la defensa, y en consulta por el monto elevado de la pena en el Superior Tribunal de Justicia de Chubut.
El fiscal también indicó que la sentencia aún no se encuentra firme, pero tiene doble conforme, es decir seis jueces, tres en primera instancia y tres de Cámara, encontraron culpable a Bravo Orderique. Así, Cabral requirió se mantenga la prisión preventiva hasta que la sentencia adquiera calidad de cosa juzgada.
En contraposición la defensora argumentó que "no solo en la etapa de investigación, sino al transitar todo el proceso subsiste el estado de inocencia". Según los Tratados Internacionales de Derechos Humanos persiste el estado de inocencia, no se desvanece ni mengua, a lo largo de todo el proceso, también en la instancia actual de impugnación, manifestó.
Barillari planteó que la sentencia en contra de su defendido no está firme ya que se ha hecho lugar a la queja y también se va a tratar la impugnación extraordinaria en el Superior Tribunal de Justicia de la provincia. De ese modo, solicitó el cese de la prisión preventiva.
Finalmente el tribunal decidió en forma unánime hacer lugar a la petición del Ministerio Público Fiscal, ya que según las actuaciones no se ha cumplido aún el plazo máximo de tres años de proceso. Tiene fundamentos la defensa en argumentar que le asiste el estado de inocencia a Bravo Orderique, pero éste se ve menguado por el doble conforme, señalaron los jueces.
Teniendo en cuenta la gravedad del delito y la pena impuesta se presume su fuga, consideraron que debe mantenerse su prisión preventiva hasta que la sentencia pase en calidad de cosa juzgada.

ASESINATO EN UN
INTENTO DE ROBO
El homicidio de José Luis García ocurrió el viernes 13 de enero de 2012 alrededor de las 18:30, cuando Rodrigo Alejandro Delgado, quien circulaba conduciendo su Fiat Vivace -acompañado por Pablo Sebastián Barreto, por el entonces menor de edad Brian Stremel y por Luis Alejandro Bravo Orderique-, estacionó sobre la calle San José de Jáchal, casi esquina con calle Libertad.
Según la investigación del Ministerio Público, Delgado permaneció en el vehículo junto a Barreto. Mientras, Stremel y Bravo Orderique se bajaron del rodado y se dirigieron hasta la esquina de las avenidas Roca y Kennedy, donde esperaron a la víctima en el borde de uno de los ventanales de la Distribuidora LOA.
Alrededor de las 20:10 García salió de la distribuidora llevando consigo la recaudación del día en una caja. Se subió a su Citroën Berlingo, que se encontraba estacionada sobre Roca a pocos metros de avenida Kennedy y colocó la caja con el dinero del lado del acompañante.
En ese momento Stremel y Bravo Orderique se acercaron y se pararon frente a la ventanilla del lado del conductor donde estaba la víctima y al no poder abrir la puerta de ese lado ni romper el vidrio del rodado, Bravo Orderique, para lograr sustraerle la recaudación a García, con claras intenciones de darle muerte, le efectuó un disparo, lesionándolo en la región lateral izquierda del tórax lo que le provocó la muerte por shock hemorrágico por múltiples lesiones miocárdicas.
Tras el disparo el menor de edad introdujo parte de su torso en el vehículo a los fines de sustraer la caja con el dinero sin lograr su cometido y a continuación ambos escaparon corriendo hasta donde los estaban esperando Barreto y Delgado, alejándose los cuatro en dicho rodado.
Delgado y Barreto esperaron a sus cómplices casi dos horas dentro del vehículo estacionados en el mismo lugar, según la acusación fiscal.
En la actualidad Delgado se encuentra cumpliendo prisión perpetua. Barreto fue absuelto en segunda instancia luego de haber sido condenado a prisión perpetua en la primera. Mientras, Stremel, cumplió un tratamiento tutelar por su condición de menor de edad y regresó a su natal Bahía Blanca donde fue asesinado en mayo de 2015 a los 19 años. Fue ultimado en un ajuste de cuentas por dos hermanos que integraban una banda rival.
En el caso de Bravo Orderique permaneció prófugo durante más de un año antes de poder ser llevado a proceso y fue atrapado en un asentamiento de Buenos Aires.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico