Rawson: se terminó de incorporar la prueba del juicio por un homicidio

Con la declaración de un matrimonio vecino del lugar donde se produjeron los incidentes, terminó de incorporarse la prueba testimonial en un juicio oral y público que se desarrolla en Rawson por el homicidio de Agustín Linero. Por el crimen, ocurrido en junio del año pasado, está acusado Alejandro Gajardo. El debate se retomará el viernes y será el turno de los alegatos de las partes.
En los dos últimos dos días de ronda de testigos se escucharon los testimonios de un matrimonio que vio desde el interior de su vivienda cómo mataron a Agustín Linero de dos disparos en medio de un incidente entre grupos antagónicos del barrio Gregorio Mayo.
La testigo no dudó en decir que el autor de los disparos no fue el imputado sino que en realidad fue el padre de éste. El marido de la testigo, en tanto, dijo que vio desde el interior de su casa a una persona adulta que estaba encapuchada y de espaldas a su posición. A diferencia de lo manifestado por su esposa, dijo haber escuchado seis disparos que partieron del grupo en el que se hallaba la víctima, para luego escuchar los otros dos realizados por la persona adulta de la capucha, los cuales terminaron con la vida de Linero.
Ambos testigos fueron renuentes a declarar y tuvieron que ser convocados por la fuerza pública con la asistencia del abogado Mauricio Maldonado del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito. Dijeron sentirse amenazados por ser vecinos de algunos de los integrantes de los grupos que se enfrentaron en las primeras horas de la madrugada del 10 de junio del año pasado cuando se produjo el incidente.
El viernes a las 9 el fiscal general Osvaldo Heiber y el defensor público Omar López realizarán sus respectivos alegatos. Mientras que el primero centrará la atención en tres testigos directos del momento en que se realizaron los disparos, López basará su argumentación en deslindar la responsabilidad de Gajardo sobre la base de los testimonios del matrimonio integrado por Virginia Capa y su esposo Ariel Delgado.
Hay que recordar que la muerte de Linero se produjo como consecuencia del enfrentamiento entre grupos antagónicos. El autor utilizó un revólver calibre 38 que nunca apareció, a pesar de los allanamientos inmediatos realizados por la Policía. Uno de los disparos fue a dar en el abdomen de la víctima. El otro produjo una lesión irreversible. Dio cerca de la axila izquierda causando un “shock hipovolémico” que tornó imposible los esfuerzos médicos para reanimarlo.
Los disparos efectuados presumiblemente por Gajardo se produjeron tras una pelea a golpes de puños entre otros dos jóvenes. El incidente fue a pocos metros del playón deportivo del barrio Gregorio Mayo de Rawson, sobre la ruta Provincial 7 en su ingreso a la capital provincial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico