Realizaron chequeos visuales a 50 niños de un merendero comunitario de la Fracción 14

En una acción conjunta entre estudiantes de la Universidad Siglo 21, la cátedra Práctica Solidaria, el Club de Leones de Rada Tilly y el Instituto Altamira, se realizó ayer una pesquisa visual a 50 niños que asisten almerendero que coordina Sabina Méndez, ubicado en el lote 5 de la Fracción 14.

En nombre del Club de Leones de Rada Tilly, Néstor Viegas Bordeira agradeció a Solange Freile del Instituto Altamira y a sus colaboradores por la disposición que pusieron para realizar esta tarea solidaria.
Los oftalmólogos de Altamira y los integrantes de las demás instituciones trabajaron durante la tarde de ayer en chequeos visuales a niños de entre 3 y 14 años.De esa manera, se busca detectar de manera temprana algunos problemas que puedan presentar los niños y tratarlos a tiempo.
A modo de relevamiento, antes de los chequeos efectuados ayer, "se envió a la casa a través de la responsable del merendero una historia clínica para que los papás completen, así cuando los médicos hacen la pesquisa tienen los antecedentes", explicó Viegas Bordeira.
El Club de Leones se contactó con el comedor luego de conocer que su impulsora pedía colaboración y donaciones para sostener la actividad que realiza en la soledad de su hogar. "Fuimos desde el club y llevamos ollas para la leche, ropa, un televisor, mesas de computación, galletitas y al conocer el merendero, al ver qué hacían, vimos que llevan adelante una actividad muy linda con los chicos", resaltó.
Ayer asistieron 50 chicos, pero habitualmente puede llegar a concurrir hasta un centenar el resto de la semana. Toman una merienda, se les brinda apoyo escolar y también tiene dos equipos de fútbol de varones y uno de mujeres. "Todo esto lo maneja Sabina sola. Tiene todo bien pensadito para ayudar a los chicos, por eso llevamos dos pelotas que nos donó el Club Laprida y los chicos de la Universidad estuvieron haciendo tortas para la merienda, llevamos útiles escolares, hojas y ropa", destacó Viegas Bordeira.
El merendero funciona en el fondo de la casa de Sabina y no tienen red de gas. Por esa razón, desde el Club de Leones de Rada Tilly buscan una salida que pueda ser viable en este caso para que los niños no dejen de percibir un tazón de leche por la falta de calefacción.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico