Rebelión de trabajadores municipales en Caleta, Deseado y Río Gallegos

Dos conflictos laborales activos y otro en ciernes se registran en el ámbito de los trabajadores municipales santacruceños por cuestiones salariales. Los de Puerto Deseado reclaman 50% de incremento y ayer continuaban cortando la Ruta 281; los de Río Gallegos están de paro hace un mes y rechazaron la propuesta del 21,5%, en tanto que los de Caleta retomarían mañana medidas de fuerza por vencimiento del plazo del pago de haberes.

Caleta Olivia (agencia)
En la ciudad de Gorosito el período de calma social que comenzó el 21 de junio, luego de convulsionadas jornadas por bloqueos a la Ruta 3 que incluyeron un enfrentamiento con tropas de Gendarmería, podría finalizar el viernes.
Es que mañana concluye el plazo legal para que el intendente Facundo Prades (Cambiemos) haga efectivo el pago de sueldos de junio a los agentes de planta permanente.
Por ello, miembros de comisión directiva y cuerpo de delegados del Sindicato de Obreros y Empleados del municipio de Caleta Olivia (SOEMCO) se reunirán esta tarde a partir de las 14 en la sede gremial para definir el plan de lucha.
La situación se complica porque el gremio exigirá conocer la fecha de pago del medio aguinaldo y además reactivará su reclamo por un incremento salarial que esté en sintonía con el 42% de inflación acumulada en lo que va de 2016.

EN RIO GALLEGOS
En la capital provincial las cosas van de mal en peor desde que hace un mes comenzó un paro de actividades en reclamo de un incremento salarial, e incluso por varios días los municipales tomaron la sede del Concejo Deliberante.
El SOEM en esa ciudad no se baja de su pretensión del 30% y el lunes, en la asamblea que se realizó en un corralón, rechazó la propuesta que les hizo llegar el intendente Roberto Giubetich (Cambiemos), consistente en un 21,5 % en tres cuotas.
El resto de la comunidad, como ocurrió hace varios meses en otra prolongada huelga (en la gestión de Raúl Cantín, del FPV), ya sufre los problemas generados por la falta de servicios públicos, como el caso de la recolección de residuos.
La basura comenzó a acumularse en las calles y la situación sigue tensándose, dado que ayer surgió la versión de que un organismo provincial destinaría personal para cumplir esa tarea.

CORTE DE LA LA RUTA 281
Aún más preocupante es el conflicto desatado en Puerto Deseado, que si bien cobró notoriedad pública a partir del sábado por el bloqueo a la ruta de acceso a esa localidad, la N° 281, se gestó hace dos meses y tiene a mal traer al intendente Gustavo González (FPV), a quien se le reclama un incremento salarial del 50%, lo que representa unos 7.000 pesos para la categoría más baja del escalafón.
El piquete se instaló a unos 15 kilómetros de la zona urbana y desde su inicio solo se liberó al tránsito por algunos minutos cada seis horas, lo que generó serias dificultades en el transporte de cargas generales, combustible, servicio de colectivos de media y larga distancia, actividades relacionadas con industria pesquera y desplazamiento de vehículos particulares.
Los manifestantes se encuentran en el cruce del camino que lleva a la gruta de la Virgen de Lourdes y disponen de un acoplado de camión que utilizan como tráiler.
Debido a que se trata de una ruta nacional, tomó intervención el Juzgado Federal de Caleta Olivia que el lunes los notificó del delito a través de la Policía provincial.
La última novedad surgió al promediar esa misma jornada cuando la Secretaría de Trabajo provincial dictó la conciliación obligatoria y citó a las partes en conflicto (Departamento Ejecutivo y SOEM) a una audiencia que se realizó poco después del mediodía de ayer.
El resultado de la misma sería avaluado en otra asamblea que se había previsto para las 19 y al cierre de este informe aún no se conocía la postura que adoptarían los trabajadores por mayoría.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico