Recibió 17 puntos de sutura tras ser atacada en la calle por un perro

Patricia caminaba junto a su amiga "Pocha" cuando aparecieron cinco perros y uno de ellos se prendió de una de sus piernas causándole serias lastimaduras. Pide que las autoridades hagan algo porque "si llega a ser atacada una criatura el resultado puede ser fatal", advirtió.

Patricia, una habitante del barrio Don Bosco, caminaba el jueves por la bicisenda del barrio Restinga Alí junto a su amiga "Pocha" cuando empezaron a ladrarles con ferocidad cinco perros callejeros. Uno de los animales se prendió de una pierna de Patricia y en pocos minutos la dejó envuelta en sangre. "Quedé paralizada y Pocha atinó a ahuyentarlos con un palo, fue muy feo", relató Patricia mientras lloraba recordando el mal momento que tuvo que vivir.
"Cinco perro contamos, volvimos a la casa, chorreando sangre, después me llevaron hasta el Hospital Alvear donde me hicieron 17 puntos en la pierna porque me desgarró los tejidos. Estuvieron tres horas suturando. Ahora estoy dolorida, sin poder dormir y angustiada por este mal momento", comentó la víctima del ataque.
Tiene en principio para diez días de curaciones y "una cicatriz para siempre sumado a mi dolor y la bronca", señaló Patricia, quien pidió que las autoridades tomen intervención porque si llega a ser atacada una criatura el resultado puede ser fatal.
"Quiero agradecer la excelente atención del Hospital Alvear que desde que llegué y hasta las 22:40 estuvieron ocupándose de mí en la guardia para contener la presión baja y poder suturar la profunda herida", manifestó Patricia.

TEMOR

Le aplicaron la antitetánica y al ser la paciente alérgica los médicos tuvieron que tomar recaudos para su atención. "Anoche no podía cerrar los ojos, veía a los cinco perros y recordaba cómo me atacaron, salieron de la nada y uno atrás de otro. Pocha los ahuyentó con un palo, pero ya tenía al perro colgado en mi pierna", recordó.
Los puntos son internos y externos por el riesgo de que el perro le haya lastimado algún tendón. "Angustia, bronca, dolor tantas cosas siento porque ALMA (Asociación de Lucha contra el Maltrato Animal) no hace nada, ¿por qué no dejan que la perrera se lleve a esos perros que son un riesgo para las personas y sobre todo para los nenes?", cuestionó.
La médica que la atendió le comentó que "para ellos atender mordeduras es moneda corriente porque hay muchos perros sueltos en la calle. A un chico lo puede desfigurar, pero te tenés que conformar porque ALMA cuida a los perros de la boca para afuera", insistió.
"No podés denunciar porque no sabés de quién son, en la vecinal tampoco pueden hacer nada porque no se sabe de quiénes son, pero es necesario que alguien se ocupe, hay que cuidar a otros que pueden pasar por lo mismo", reiteró Patricia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico