Recibió más de 7 años de pena por un violento robo

En el marco de un juicio abreviado que fue homologado ayer, Jonathan Liempis y Daniel Recarey fueron condenados a 7 años y 3 meses, y 3 años y 4 meses, de manera respectiva. Fue por un robo agravado que protagonizaron el 13 de junio. Liempis entró armado a una casa y se robó un televisor, pero al ser sorprendido por el dueño lo amenazó y efectuó disparos. Su cómplice, quien manejaba el auto en que se movilizaban, fue declarado reincidente.

La homologación del juicio abreviado contra Jonathan Gustavo Liempis y Daniel Oscar Recarey fue informada ayer por la juez penal, Gladys Olavarría. Sucedió en el marco del acuerdo que el 28 de octubre se puso a su consideración, tras haber sido solicitado por los imputados y por haber llegado a un acuerdo con el fiscal general, Adrián Cabral y el abogado adjunto de la Defensa Pública, Ariel Quiroga.
En ocasión de presentarse el acuerdo, los imputados Liempis y Recarey aceptaron de manera voluntaria las circunstancias de tiempo modo y lugar, como así también su autoría en el caso que se les imputó.

EN PRESENCIA
DE LA VCTIMA
El robo se produjo en presencia de la víctima durante la mañana del 13 de junio. Eran las 8:30. El jefe de familia había regresado a su domicilio luego de dejar a una de sus hijas en el colegio y decidió acostarse. Su esposa dormía y también lo hacían otros cuatro hijos.
En un momento dado y tras romper una ventana de la cocina de la vivienda, ubicada en el barrio Abel Amaya, Liempis ingresó y se apoderó de un televisor LED de 49 pulgadas marca LG. En el exterior y sirviendo de apoyo, lo esperaba Recarey en un Renault 19. El accionar fue advertido por el damnificado, quien no dudó en salir a defender su patrimonio y al llegar al comedor de la casa alcanzó a ver cuando Liempis le entregaba el televisor a su cómplice que se encontraba afuera y que hasta el momento no fue identificado.
El dueño de la vivienda trató de reducir a Liempis, pero este había ido preparado en caso de que surgieran complicaciones para concretar su fechoría y extrajo un arma de fuego tipo revólver, de color negro, y lo amenazó diciéndole: "quédate quieto o te meto un cuetazo", tras lo cual efectuó un disparo que impactó en el techo y luego en la pared. En esa confusión se escapó en el auto que conducía Recarey y se llevaron el televisor.
El acusador público calificó el caso como robo agravado por haber sido cometido con el uso de arma de fuego, en calidad de partícipe secundario para Recarey, quién aceptó una pena de tres años y cuatro meses de prisión de cumplimiento efectivo. Además, en su caso ya existían antecedentes penales computables y en razón de ello declaró su reincidencia por primera vez.
En cuanto a Liempis la calificación legal fue de robo agravado por haber sido cometido con el uso de arma de fuego, en calidad de autor. Este prestó su consentimiento a la pena única de 7 años y 3 meses de prisión efectivos.
Ese acuerdo de juicio abreviado fue el que se homologó ayer y el fiscal pidió que la prisión preventiva que vienen cumpliendo se transforme en cumplimiento de pena.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico