Recomendaciones para proteger a los niños

Para aquellos niños con lactancia materna, extremar los medios para que ese tipo de alimentación no se vea interrumpida. Es una gran protección contra cualquier tipo de infección.
Los desbordes cloacales se convierten en gran foco de contaminación y diseminación de flora bacteriana que favorece la aparición de enfermedades gastrointestinales (vómitos, diarrea, riesgo de deshidratación). Precisamente la lactancia materna es una protección fundamental. Se agrega la higiene individual: lavado de manos con agua y jabón varias veces por día y especialmente antes de comer, después de ir al baño o de atender al bebé o si hubo contacto con material de inundación. Si el bebé no toma pecho limitar el uso de biberones, reemplazando por papillas u otro tipo de alimentos. La preparación y manejo de leche implica un riesgo. Desechar el resto de la leche de una mamadera.
Si se dispone de agua envasada tener en cuenta que el recipiente no haya estado expuesta al agua de inundación. Si es agua corriente hervirla por lo menos 1 minuto. Y si no se puede hervir agregar 2 gotas de lavandina por cada litro de agua y dejar reposar 30 minutos antes de usarla.
No permitir que los niños jueguen en áreas de inundación o que jueguen con juguetes hayan estado en contacto con ese agua.
Descartar todo tipo de envases de alimentos con tapa hermética que se hayan mojado en el momento de la inundación.
Desechar tablas de madera para picar alimentos, mamaderas y chupetes que hayan estado en contacto con aguas de inundación. También las cajas de cartón conteniendo jugos, leche líquida y alimentos que haya estado bajo las mismas condiciones.
Si hay latas de alimento no dañadas: sacarle la etiqueta (puede tener impurezas o microbios), cepillar bien el envase, sumergirlo en solución que tenga una cucharada de lavandina por cada 4 litros de agua, dejar secar por lo menos 1 hora al aire antes de abrirlos o guardarlos. Identificar el contenido del envase con un marcador e incluir la fecha de vencimiento.
Lavar toda la vajilla con agua caliente, enjuagar bien y luego hervir con agua limpia. En su defecto sumergir en solución con lavandina durante 15 minutos. Todo el área de cocina y baño también deben extremarse medidas de higiene en lavado de mesadas, artefactos, paredes, etc.
En cuanto prevención de enfermedades respiratorias: mantener ventilación de ambientes, incluidos los de concentración de evacuados. No fumar en ambientes cerrados. Si se usan braseros encenderlos y apagarlos fuera de la vivienda. Eliminar todo rastro de moho o humedad en los ambientes. Evitar cambios bruscos de temperatura.


Fuente: Sociedad de Pediatría del Golfo San Jorge

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico