Recomiendan internar a Díaz porque es peligroso para sí y para terceros

El testigo que ofreció la Defensa Pública que asiste a Mario Díaz, acusado por el homicidio de su pareja Valeria Palma, afirmó que este no puede dirigir sus actos y que no tiene registro absoluto de lo que pasó. Concluyó que es peligroso para sí y para terceros, por lo que recomienda su internación. En cambio, la Fiscalía entendió que existió dolo de matar y pidió que el tribunal lo condene. Mientras, la defensa reclamó la absolución y aplicación de medidas de seguridad. El lunes se expedirá el tribunal.

El juicio oral y público contra Mario José Díaz (25) concluyó ayer con los alegatos de las partes y el lunes el tribunal informará si finalmente pudo llegar a una resolución o se tomará más días para ello. Antes declaró como testigo el psiquiatra que ofreció la defensora pública, Lilián Bórquez, y luego se leyó la prueba documental que se reunió durante la etapa de investigación.
El profesional de salud metal afirmó que el imputado no comprendió, ni pudo dirigir sus actos cuando mató a Valeria Palma (21) y señaló que Díaz tiene epilepsia desde los 15 años con interrupciones en la memoria. Agregó que no tiene una secuencia lineal, ni siquiera de su propia historia, como tampoco tiene registro absoluto del crimen ni de cuando lo atendieron en el hospital.
Lo que registra -explicó- es cuando ya está en la celda con la venda puesta y que no registre haber sido atendido en el hospital "es importante para entender que de verdad no recuerda lo que pasó".
Con respecto a los ataques que sufre el imputado, la profesional dijo que son descargas psicomotrices que se agotan en sí mismas. No las puede parar hasta que se agotan. Es un impulso primitivo destructor que se diferencia del impulso homicida.
En cuanto la personalidad, sostuvo que la estructura de esta no le permitiría llevar adelante un impulso homicida porque no tiene posibilidad de hacer un razonamiento abstracto de la situación. "No puede llenar de contenido el impuso asesino", indicó el psiquiatra y psicoanalista que declaró ayer. Destacó que Díaz puede ser peligroso para él y para terceros y lo recomendable sería internarlo un tiempo para evaluar el daño que tiene, cuál es la relación con la enfermedad y estabilizarlo con la medicación.

ALEGATOS

Tras la declaración del último testigo se dio lectura a toda la prueba documental y las partes alegaron. A su turno, la fiscal Mónica García dijo que hubo dolo de matar y le pidió al tribunal que lo declare responsable del delito de homicidio doblemente agravado por haber sido cometido contra su pareja y por violencia de género.
En tanto que la defensora pública, Lilián Bórquez, cuestionó el dolo porque a su entender no lo hubo y tampoco se demostró a lo largo del debate que lo hubiera, argumentó.
"En estos casos, para demostrar cuál era el estado mental se prueba con prueba indirecta y con la manifestación de actos externos del imputado y en este caso todos los testigos refuerzan la postura del testigo de la Defensa, no la del médico forense", sostuvo la defensora y pidió la absolución de su pupilo. Propuso finalmente al tribunal –que presidió Mariano Nicosia y se completó con Daniela Arcuri y Raquel Tassello- que la fecha que se reservó para el juicio de cesura se transforme en una audiencia para aplicar medidas de seguridad.
Tras escuchar a las partes los jueces se retiraron a deliberar y por tratarse de un caso tan complejo señalaron que el lunes dirán si lograron arribar a una conclusión o si necesitarán más tiempo para ello.
Hay que recordar que el homicidio de Valeria Palma ocurrió el 27 de agosto del año pasado en un inquilinato ubicado sobre Ignacio Rucci 2083 del barrio Máximo Abásolo, donde fue ultimada a martillazos y de 24 puñaladas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico