Regalías y coparticipación aparecen como un freno en el Presupuesto 2017

Mientras la pauta de crecimiento anual en Comodoro Rivadavia se venía sosteniendo entre el 25% y el 30%, las previsiones para 2017 serían mucho menores a partir de la caída proyectada en regalías y coparticipación. Economía y Hacienda ya tiene un anteproyecto para el Presupuesto 2017, aunque se subraya que habrá mucha "austeridad" en el gasto. Solo se prevé crecimiento en las áreas imprescindibles, como la pauta salarial.

El cálculo de gastos y recursos para administrar la ciudad este año fue de algo más de $2.500 millones. La cifra se asoció a los $2.268 millones que se estimaban recaudar a lo largo del año y otros $231 millones que aplicaron como excedentes de ejercicios anteriores. De ese monto millonario, hay que señalar que en Comodoro Rivadavia y a diferencia de otros municipios, la recaudación propia es el principal impulsor del equilibrio. Aporta más de la mitad de los recursos que administra la comuna y es justamente lo que garantiza que esta ciudad no haya tenido complicaciones para afrontar la pauta salarial o aguinaldos entre otros compromisos.
Así, mientras la variación de esa recaudación propia tendrá correlato directo en los incrementos en tasas e impuestos que se fijen mediante la ordenanza tributaria anual -que para este año había sido de entre el 20% y el 25%- la gran incógnita para establecer el Presupuesto 2017 y cuál será la pauta de crecimiento, son justamente los recursos provenientes de otras jurisdicciones como el caso de las regalías petroleras o la Coparticipación Federal de Impuestos, dos ejes muy sujetos a la crisis.
Ese escenario es el que marcó ayer el secretario municipal de Hacienda, Germán Issa Pfister, que en los próximos 30 días deberá girar el Presupuesto 2017 al Concejo Deliberante. Según anticipó, ya se elevó un anteproyecto al intendente Carlos Linares, y se diagramó con "mucha cautela, y mucha austeridad".
"Tenemos que tener en cuenta la situación que se vive y la incertidumbre en ciertos parámetros de lo que pueda pasar en 2017, por lo cual desde la Secretaría de Economía hemos presentado ese anteproyecto con cautela y austeridad en los gastos, sabiendo que hay cuestiones que son impostergables como el incremento salarial, que necesariamente aumenta su valor, pero en el resto vamos a mandar a Concejo un proyecto cauteloso", anticipó.

PROYECCIONES
Issa consideró apresurado hablar de números concretos o pauta de crecimiento y planteó que desde su área y junto a la Secretaría de Recaudación se trabaja para maximizar la eficiencia. Pero estimó que la previsión presupuestaria será ajustada, de modo que si en algún momento se generan mayores ingresos que los previstos, será decisión del intendente dónde se destinarán para asignarlos de la mejor manera.
"No quisiera hablar de números en este momento, esperamos en unas dos semanas tener un panorama más claro al respecto", dijo el funcionario por lo que conviene recordar que la pauta asociada a regalías petroleras las plantea el área de Economía de la Provincia. "La obligación es mandar el proyecto al Concejo antes del 31 de octubre, y así se hará", subrayó Issa.
En los últimos cinco años, el presupuesto municipal fue creciendo con una pauta anual del orden de entre el 25% y el 30%, aunque Issa fue más conservador en las estimaciones para 2017.
"Nosotros somos optimistas en lo que es recaudación propia, porque confiamos en el trabajo que se hace, pero la limitante más grande que tenemos ahora son los recursos que no dependen de nosotros como la coparticipación y regalías puntualmente, donde no solo vemos la crisis sino que puede haber mucha incertidumbre de cara afuturo, con lo cual sería poco responsable de nuestra parte tener en cuenta porcentajes de ese orden, si después no vamos a poder cumplir los compromisos", sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico