Renunciaron los abogados de Michetti y nombró al radical Ricardo Gil Lavedra

La vicepresidente de la Nación designó ayer al dirigente radical Ricardo Gil Lavedra como su abogado defensor en la causa por el origen del dinero robado en su casa en noviembre pasado.

El estudio que conduce el abogado Alejandro Pérez Chada, el mismo que patrocina al presidente Mauricio Macri, renunció a la defensa de la vicepresidenta Gabriela Michetti, quien está siendo investigada por el origen del dinero que le robaron de su domicilio particular en noviembre pasado. Ese rol lo cumplirá ahora el exdiputado radical Ricardo Gil Lavedra.
Más temprano se conoció que la abogada María Masanti, que pertenece al estudio Pérez Chada, renunció a la defensa de Michetti ante el juez federal Ariel Lijo. Luego, el equipo de comunicación de la vicepresidente informó el reemplazo por Gil Lavedra y explicó los motivos del cambio.
"Vicepresidencia informa que, ante la denuncia que recayó en el juzgado de Ariel Lijo, el estudio Pérez Chada prestó colaboración para que no se demorara la presentación de Gabriela Michetti en el expediente. Su intervención sería hasta tanto la vicepresidente designara al abogado que efectivamente llevara adelante su defensa en este juicio. El mismo ha sido designado y se trata de Ricardo Gil Lavedra", expresaron en un comunicado.
Cabe recordar que Michetti afronta una causa penal a raíz de la denuncia del abogado Leonardo Martínez Herrero y los diputados Rodolfo Thailade y Juan Cabandie, por el origen de $245.000 y U$S50 mil que le robaron de su casa particular en noviembre pasado y por el cual está acusado un integrante de su custodia, David Juan Pablo Cruzado.
Tras ser imputada por el fiscal Guillermo Marijuan, la vicepresidenta designó como abogado defensor a un letrado del estudio que conduce Pérez Chada, el mismo que defiende a Macri, aunque finalmente estará a cargo de su defensa el exdiputado Gil Lavedra. Según fuentes judiciales se espera que en las próximas semanas la titular del Senado presente un descargo ante el juez Lijo.
En tanto, el magistrado aguarda que la AFIP le envíe las declaraciones juradas de Michetti correspondientes a los períodos 2014 y 2015 para analizarla junto a los datos que surgen de la enviada por la OA. Además en los próximos días, el juzgado pediría las DDJJ de la pareja de la vicepresidenta.
Esto es porque MIchetti dijo que parte del dinero que le fue sustraído era de un préstamo de su pareja, Juan Martín Tonelli Banfi.
En el expediente se apunta a las fundaciones Suma, cuyo directorio conforma Michetti, además Creer y Crecer, de Néstor Grindetti, Formar, de Guillermo Dietrich y Fundar Seguridad y Justicia, de Eugenio Burzaco, que tienen en común no haber presentado balances en los últimos años.
La Vicepresidenta ya dijo públicamente que los $200 mil eran de una donación que recibió la Fundación SUMA, que ella presidía; 45 mil eran para pagar una refacción en su casa; y que los U$S50 mil eran el préstamo de su pareja.
En su imputación, el fiscal Marijuan dijo que la fundación SUMA "registraría escasa actividad estatutaria y apego a las normas que la regulan, en contradicción con sus movimientos financieros". Por su parte, los denunciantes sospechan que son posibles maniobras de lavado de dinero y/o financiamiento ilegal de la política.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico