Rescatan a ocho víctimas de trata en Río Gallegos

Efectivos de la División De Investigaciones y de la División de Lucha contra la Trata de Personas llevaron adelante un operativo conjunto en la madrugada del domingo en varios locales nocturnos y domicilios particulares de Río Gallegos. Ocho mujeres quedaron bajo la protección de organismos estatales, mientras que una madre y su hijo fueron detenidos.

Caleta Olivia (agencia)
Los procedimientos fueron dispuestos por el Juzgado Federal de la capital provincial, a cargo de Javier Leal de Ibarra, a raíz del resultado de una larga investigación que demandó al menos dos años.
En total se ejecutaron cinco operativos, una requisa vehicular y otra personal, con la colaboración del Grupo de Operaciones Especiales, División Narcocriminalidad, División De Investigaciones (DDI) de Piedra Buena, División Análisis Criminal y la Subdirección de Investigaciones.
En el local nocturno "Sunami", ubicado en la calle Mariano Moreno 1.245, se detectaron trece parroquianos, cinco mujeres que tenían relación de dependencia y contaban con libreta sanitaria expedida por la municipalidad de Río Gallegos, una encargada y la dueña del local.
La actividad principal derivó en la asistencia y contención de las posibles víctimas del delito estipulado en la Ley 26.364, quienes fueron conducidas a un lugar acorde para desarrollar los informes, mientras que los clientes fueron trasladados a la Seccional Segunda para que prestaran testimonio.
Además, se secuestraron cuadernos y anotaciones, preservativos, celulares, talonarios de facturas, libretas sanitarias de otras mujeres, tarjetas de crédito, 7.000 pesos en efectivo, pulseras indicativas de las invitaciones de copas a las mujeres y pases, entre otros elementos de interés para la causa, procediéndose a la clausura del lugar.
Paralelamente en el local denominado "Alma", ubicado en la calle Pasteur 628, se detectaron cuatro clientes, tres mujeres que trabajaban con libreta sanitaria expedida por la municipalidad y la encargada.
También se secuestró dinero de moneda chilena, preservativos, documentación inherente a la actividad y habilitación, elementos con almacenaje de información, celulares, dinero de baja denominación, tickets de tarjeta de crédito, un cuaderno con anotaciones que demuestran la actividad del régimen interno que ejercía la dueña de ambos locales, anotaciones varias, pulseras indicativas de las copas y pases, entre otros.
El local fue clausurado; las mujeres, contenidas y los clientes, trasladados a la comisaría.

DETENCIONES
Cabe mencionar que el tercer allanamiento se concretó en la vivienda propiedad de la dueña de nacionalidad peruana –cuya identidad no fue dada a conocer-, ubicada en el barrio 499 Viviendas, casa 201, que tenía a su cargo ambos locales nocturnos, manejados por sus encargadas, y otras dependencias donde se alojaban las mujeres.
En la vivienda se encontraba un hijo de la mujer, mayor de edad y también de nacionalidad peruana, constatándose la existencia de dormitorios con colchones, camas, valijas con prendas varias femeninas y un sector utilizado para el depósito de bebidas.
Allí se secuestraron computadoras, teléfonos celulares, comprobantes de giros de dinero con destino a una beneficiaria de Capital Federal y para otro de los hijos de la dueña; cajas de preservativos en cantidad; elementos con almacenaje de información; libretas sanitarias de mujeres; dinero y carpetas con anotaciones de nombres de mujeres y ganancias del ejercicio de la prostitución, entre otros.
Vale señalar que también se allanó un inquilinato de la calle Ameghino 915 que era utilizado para efectuar pases de las mujeres, secuestrándose allí recibos de alquiler, comprobantes de giro de dinero destinados a República Dominicana, elementos de almacenaje de información, documentación de mujeres y libretas sanitarias de las chicas.
Finalmente en la vivienda de una de las encargadas, ubicada en la calle Estrada 586, se incautaron teléfonos celulares, computadora, cheques, dinero, cigarrillo armado artesanalmente con olor característico a cannabis sativa, un rifle de aire comprimido y preservativos, entre otras cosas.
Cabe mencionar que la propietaria del local y su hijo fijaron domicilio a disposición de la Justicia federal, quedando sujetos a lo que se resuelva por su situación procesal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico