Rescatan a una mujer que alertó que estaba raptada

Una mujer oriunda de Buenos Aires que fue rescatada ayer por la policía, denunció que un tarotista peruano al que conoció en dos consultas previas le dio de tomar algo en un pub donde lo encontró y la llevó por la fuerza en un remis hasta una vivienda de Ameghino 896 en donde habría intentado abusar de ella. Relató que en un descuido de su captor logró llamar a la policía. Así intervino personal de la Seccional Primera. El tarotista quedó detenido por privación ilegítima de la libertad, rapto y abuso sexual en grado de tentativa.

"¿Dónde estoy?, ¿dónde estoy?", gritaba una mujer ayer a la madrugada en un inquilinato de Ameghino casi Italia. Eso fue lo que escucharon algunos vecinos, aunque a nadie se le ocurrió llamar a la policía. Luego, sobre las 8, un llamado ingresó al Centro de Monitoreo en el que M.P. pedía auxilio porque estaba retenida en "Ameghino al 300".
El comisario Humberto Lienan y su personal buscaron la numeración de la vivienda y no existía. La comunicación se había cortado, por lo que el jefe policial se puso en contacto con la Brigada de Investigaciones para poder rastrear la llamada y conseguir la numeración exacta.
Todo debía ser rápido. No había tiempo que perder. La mujer se mostraba desesperada a través del teléfono celular. Una vez que volvieron a entablar comunicación, contó que estaba encerrada en el baño del domicilio.
Los policías Haro y Painelaf, de la Seccional Primera, llegaron al lugar y la rescataron. La mujer había sido descubierta por el captor llamando a la policía, por lo que la habría sacado al exterior de la vivienda y cerrado la puerta.
En ese momento llegó la Policía, ingresó al domicilio que la mujer indicaba y detuvieron al sospechoso del rapto. El hombre fue identificado por las fuentes oficiales como Orlando Quispe Mamaní (32), oriundo de Arequipa, Perú.
En el lugar, además de Lienan y su personal, se hicieron presentes el jefe de la Brigada, Fabián Millatruz, y el detective Jorge Vistoso, junto al funcionario de fiscalía, Cristian Olazabal, y el jefe de Unidad Regional, Luis Bidera.
La mujer se descompensó ni bien fue rescatada por la policía y debió ser hospitalizada. Se le realizó un control toxicológico porque -según denunció- le habían dado algo de tomar y luego la llevaron a la fuerza.
Según M.P., Quispe Mamaní, al que había conocido en dos consultas previas para que le tirara las cartas, le habría dado algo de tomar mientras estaban en un pub.
La mujer denunció que la llevaron por la fuerza a la vivienda de la calle Ameghino, en donde el individuo quiso abusarla sexualmente.
Olazabal pidió un allanamiento al juez de turno para ingresar a buscar elementos y vestimenta de la mujer en el lugar. Es que la joven vestía solo una pollera y una blusa, pero estaba sin calzado.

UN SANTUARIO
E IDIOMAS RAROS
El lugar donde la mujer habría sido retenida tiene dos direcciones distintas, Ameghino 886 y 896. Al tocar el timbre en el 886 sonaba en el 896, ambos con distintas puertas. Quispe Mamaní tiraba cartas de tarot en ese lugar, donde se veía entrar y salir a mucha gente. Una de las vecinas contó a este diario que por las noches se sentían murmullos de alguien que hablaba en un "idioma extraño".
Todo ese esoterismo ayer comenzó a cerrar en la idea de los vecinos de que algún tipo de ritual se realizaba en el interior. "La chica estaba como poseída", señaló uno de los investigadores. Incluso en el Hospital Regional debió ser sostenida por varias personas ya que presentaba una fuerza fuera de lo normal, indicaron fuentes judiciales.
Los investigadores comentaron a este diario que en el interior de la vivienda Quispe Mamaní tenía un santuario y lo que se trata ahora de establecer es qué tipo de ceremonia se realizaba en el lugar. Algunos apuntan a que se efectuaban rituales umbandas.
Mientras tanto, Quispe Mamaní hoy será sometido al respectivo control de detención y formalización de la investigación por privación ilegítima de la libertad y rapto en concurso real con abuso sexual en grado de tentativa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico