Rescataron a 215 personas de los escombros tras el sismo en Italia

Más de 5.400 personas de diferentes cuerpos trabajan en las labores de desescombro y atención a los damnificados, entre ellos 1.000 agentes de la Policía italiana, 1.060 del Cuerpo de Bomberos, 400 militares y unos 3.000 voluntarios.

El Gobierno italiano calificó de "milagro laico" el rescate de 215 personas atrapados bajo los escombros en las primeras horas tras el terremoto, según expresión del ministro del Interior, Angelino Alfano.
"La maquinaria de los equipos de ayuda empleados en la emergencia ha funcionado a la perfección y han sido artífices de un milagro laico", declaró Alfano al llegar a Arquata del Tronto, pueblo destruido donde murieron 49 de las 267 víctimas, cifra oficial provisional de fallecidos por el sismo.
Para Alfano "el resultado increíble de los 215 rescatados con vida representa un poco de luz en la oscuridad inmensa de este dolor".
El primer ministro, Matteo Renzi, había felicitado a todos los voluntarios de la Protección Civil y al resto de cuerpos que están trabajando en las tareas de rescate por su celeridad en las ayudas y dijo que "haber podido salvar a 215 personas es algo enorme".
Renzi reconoció que hay que llorar a 267 personas y que el número de fallecidos se teme que seguirá aumentado, pero destacó que el balance de 215 personas rescatadas con vida es "el más alto en la historia de los terremotos".
Más de 5.400 personas de diferentes cuerpos trabajan en las labores de desescombro y atención a los damnificados, entre ellos 1.000 agentes de la Policía italiana, 1.060 del Cuerpo de Bomberos, 400 militares y unos 3.000 voluntarios de diferentes otras asociaciones y organizaciones como la Cruz Roja o el Cuerpo Forestal.
Un papel importante, casi imprescindible, en los rescates lo han tenido las 30 unidades caninas que han sido destinadas a la zona, ya que estos perros pueden oler la presencia humana bajo los escombros.
Así fue el caso de dos de los "milagros" en esta tragedia, el salvamento de las niñas Giorgia, de 4 años, y Giulia, de 11, después de que hubieran pasado varias horas desde el fuerte sismo, de magnitud 6 de la escala Richter y que se produjo a las 03:36 de la madrugada (01:36 GMT) del 24 de agosto.
Lo primero que hizo Alfano al llegar a la zona afectada fue encontrarse con los miembros de los equipos de socorro a los que se encargó salvar a Giorgia tras 17 horas bajo los escombros, y ver a Leo, el perro labrador negro que encontró a la niña.
Las imágenes de Giorgia con su pijama rosa cubierta de polvo, pero en buenas condiciones, han dado la vuelta al mundo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico