Resistencia a los antimicrobianos: conservar los medicamentos que salvan vidas

Desde la OMS se advierte sobre esta situación que se debería a la toma de medicamentos sin necesidad o de manera inadecuada, la baja en la calidad de los mismos y la reacción natural de las bacterias, los virus y otros agentes patógenos en luchar contra las medicinas.

Los comienzos del siglo XX fueron una época de extraordinarios progresos científicos. Uno de los principales avances fue el descubrimiento de la penicilina y otros antibióticos que han impedido que miles, e incluso millones, de personas mueran por infecciones bacterianas. A medida que fue avanzando el siglo, toda una serie de medicamentos mejores permitieron combatir con más fuerza la malaria, la tuberculosis y otras enfermedades transmisibles. Al final del milenio, los nuevos medicamentos habían hecho posible que incluso el VIH se convirtiera fundamentalmente en una enfermedad crónica.
Ahora bien, si el mundo no actúa ahora para preservar su capacidad para tratar las enfermedades infecciosas -que ha sido tan decisiva para aumentar la esperanza de vida y mejorar la salud de las personas-, el siglo XXI podría ser testigo de un retroceso de esos progresos.

PROPAGACION DE LA RESISTENCIA A LOS ANTIMICROBIANOS
"El desafío que se plantea ahora es que los medicamentos pueden llegar a perder eficacia", declaró el Dr. Keiji Fukuda, Subdirector General de la OMS encargado de supervisar la labor de la Organización relacionada con la resistencia a los antimicrobianos.
"Existen dos grandes problemas. En primer lugar, la gente toma a veces medicamentos sin necesidad o no los toma como debería. Y, en segundo lugar, los medicamentos no siempre han sido de la mejor calidad. La reacción natural de las bacterias, los virus y otros agentes patógenos es luchar a su vez contra los medicamentos que la gente consume para deshacerse de ellos. Si esos medicamentos no se toman por un período suficientemente largo, o si no son lo bastante fuertes, los agentes patógenos resistentes pueden sobrevivir y propagarse. Eso significa que las personas pueden estar enfermas durante más tiempo y correr mayor riesgo de morir".
No obstante, el uso incorrecto de los medicamentos no es el único problema. La aparición de la resistencia a los antimicrobianos se debe también al empleo generalizado de antibióticos en el ganado para fomentar su crecimiento y prevenir enfermedades. La propagación de la resistencia a los antibióticos en el ganado contribuye a la propagación de la resistencia en los seres humanos a través de las enfermedades de transmisión alimentaria y otras vías de infección.
La propagación de la resistencia se ve favorecida por los viajes y los desplazamientos de población, que hacen más fácil que las formas farmacorresistentes de una enfermedad se transmitan a más personas y de un lugar a otro.
"La resistencia a los antimicrobianos es un problema de ámbito mundial con un grave impacto a nivel local", añadió la Dra. Sylvie Briand, Directora de Enfermedades Pandémicas y Epidémicas. "Para poder conservar el mayor tiempo posible los medicamentos de que disponemos hoy en día será necesaria la colaboración de todos".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico