Resistencia, un museo al aire libre

Sus espacios ofrecen la el arte al alcance de todos. Desde las primeras obras instaladas por los inmigrantes europeos, pasando por monumentos dedicados a próceres, hasta las obras modernas de artistas de gran renombre. Un espectáculo que moviliza todos los sentidos.

La ciudad de Resistencia se fundó en 1878, es la capital de la provincia de Chaco, ubicada al norte del país. Se la llama comúnmente "la Ciudad de las Esculturas" ya que sus espacios abiertos ofrecen la generosidad de una vegetación abundante y el arte al alcance de todos.
Como un escenario mágico se proyectan al espíritu más de 600 esculturas, cuyos prestigiosos autores fueron convocados alguna vez para construir este Patrimonio Cultural sin precedentes, que transforma la ciudad en un moderno y sin igual museo al aire libre.
Resistencia, la ciudad de las esculturas, constituye un fenómeno. No sólo por las esculturas en sus calles, plazas o bulevares, sino por las esculturas con y para el pueblo, como una continuidad visual del paisaje urbano y una impronta creadora que estimula la sensibilidad e incentiva la imaginación.
Los primeros monumentos urbanos fueron erigidos en 1920 por la colectividad italiana y tuvieron el carácter recordatorio de las gestas inmigrantes. Su articulación con la historia local se concretó recién a partir de 1945 con monumentos dedicados a próceres argentinos, en las principales plazas de la ciudad.
A partir de la formación de una nueva sede de El Fogón de los Arrieros, en 1954, se congregó un grupo de artistas e intelectuales que transformó el lugar en un centro de exposición y difusión artística. La expansión de las obras significó el cambio paulatino de una valoración de tipo simbólico - histórico a una de carácter artístico - cultural. La campaña fue continuada por COPROAR entre 1977 y 1991, y luego por la Fundación Urunday, habiéndose logrado hasta la fecha la colocación de más de 600 esculturas y formándose ya una propuesta de la imagen de la ciudad. Esta imagen posibilitó jerarquizar el área urbana, le confirió atractivo turístico y contribuyó a definir un perfil singular que cualifica la "cultura" de Resistencia.
La notable tarea desarrollada desde entonces, dotó a la ciudad de obras de artistas de la talla de Luis Perlotti, Gonzalo Leguizamón Pondal, Lucio Fontana, José Fioravanti, Emilio Pettoruti, Raúl Monsegur, Libero Badíi, Juan Carlos Labourdette, Noemi Gerstein, Mimo Eidman, Tanya Preminger, Enio Iommi, Ted Carrasco, Mirko Basaldella, Fernando Arranz, Miguel Angel González Salazar, Ferruccio Polacco, Serge Gangolf, Jaak Soans, Thomas Kühnapfel, Mitko Dinev, Aurelio Macci, Selva Vega, Enrique Romano, Hernán Dompé, Mariano Pages, Eddie Torre, Domingo Arena, Gyula Kosice, Pablo Curatella Manes, Naum Knop, Fabriciano y de tantos otros.
Resistencia se muestra hoy así, como un gran museo al aire libre. Un museo en el cual, por sobre la importancia de sus obras sorprende el grado de conciencia, de respeto y de orgullo que ha merecido en sus pobladores el haber recibido un patrimonio artístico como el que exhiben.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico