Resta que cuatro holdouts le den su visto bueno a la propuesta argentina

"De los fondos más duros, entraron dos de los seis. Con los que no aceptaron todavía seguimos discutiendo. Entendemos que en los próximos días quizás haya posibilidades de que se vayan sumando y seguimos adelante", sostuvo el ministro de Hacienda sobre el plan que contempla un pago al contado a cambio de un 25% de quita en la deuda que asciende a 9.000 millones de dólares.

El ministro de Economía y Hacienda, Alfonso Prat Gay, reivindicó ayer la propuesta que el Gobierno nacional presentó durante la última semana a los bonistas de los denominados "fondos buitre", dos de los cuales mostraron su acuerdo, al tiempo que se manifestó esperanzado de que en los próximos días los otro cuatro den su visto bueno al plan presentado en Nueva York por el secretario de Finanzas, Luis Caputo.
"De los fondos más duros, entraron dos de los seis. Con los que no aceptaron todavía seguimos discutiendo. Entendemos que en los próximos días quizás haya posibilidades de que se vayan sumando y seguimos adelante", dijo Prat Gay en declaraciones realizadas ayer a la mañana en el programa Tempranísimo de Radio Mitre.
El ministro explicó: "fuimos avanzando en una tarea titánica para resolver pronto y de una manera justa para el país este problema, convenciendo de a poco a los bonistas menos beligerantes, como fue el caso de los 50.000 bonistas italianos que hacía 15 años que no cobraban, con una tasa de interés del 3% anual que para nosotros es muy favorable y que no hubiéramos podido pagar una tasa tan baja en el mercado en los últimos años".
"Lo que nos toca hacer ahora es la discusión en el Congreso porque esto es una propuesta sujeta a la decisión del Congreso y también vamos a ir en algún momento a pedirle al juez (Thomas Griesa), en la medida en que avancemos, que levante las restricciones que puso para que Argentina pueda acceder al mercado", adelantó Prat Gay.
Como siempre, el funcionario recordó que se trata de "normalizar una situación que tiene más de 15 años, que se la debemos al gobierno anterior y que al igual que el cepo cambiario, el gobierno anterior estaba enredado en su propia discusión".
El viernes y tras un intensa semana de negociaciones en Nueva York, Argentina presentó una oferta de pago a los "fondos buitre" que en 2005 y 2010 se negaron a entrar en los canjes de los títulos de deuda, y que supone una quita de aproximadamente un 25% del monto total adeuda por el país de acuerdo con el fallo del juez neoyorquino Thomas Griesa.
QUITA del 25%
El encargado de presentar el plan del gobierno nacional fue Caputo, quien lo presentó ante esos bonistas que son acreedores en su conjunto de 9.000 millones de dólares y que, de aceptar un acuerdo con Argentina, cobrarán unos 6.500 millones de dólares.
El ministro negó que la propuesta argentina suponga el pago del 100% de la deuda.
"Eso es lo que pedían ellos, y en 2014 Elliot Management (del magnate Paul Singer) estuvo a punto de hacer un acuerdo con empresarios argentinos que implicaba una quita de sólo el 15%, lo que significaba pagarles el 85% del capital y, además, implicaba pagarle en bonos que hoy valen un 50% más. Si ellos hubieran aceptado esa oferta hubieran cobrado el 125%. Nosotros pusimos sobre la mesa 75%, explicó Prat Gay,
En el curso de la entrevista radial, destacó que la larga conversación telefónica que sostuvieron el viernes Daniel Pollack, el mediador del juzgado de Griesa, con el presidente Mauricio Macri, fue "muy favorable para la negociación porque eso le daba a (Pollack) una posibilidad de acercar las posiciones".
"A partir de ahí empezamos a ver que las posiciones más duras se iban ablandando y hubiéramos querido llegar a un acuerdo incluso ayer, pero bueno, al menos cumplimos con la promesa que habíamos hecho hace dos semanas: ir a negociar a Nueva York de una manera transparente".
Al ser consultado por la intransigencia y belicosidad contra Argentina que ha venido mostrando desde el inicio Singer, el ministro argentino dijo que "lo que hay que entender es que los fondos más duros tienen el gran beneficio de la negociación anterior, no solamente porque quedaron fuera en el momento en que podrían haber entrado sino por la mala estrategia que tuvo Argentina todo este tiempo".
Sin embargo, Prat Gay es optimista sobre la posibilidad de producir un mayor acercamiento con Singer y los otros tres fondos reacios hasta aquí a un acuerdo, dejando entender que confía en la mediación de Pollack para acelerar este proceso.
En este sentido, y con referencia a Singer y el resto de "fondos buitre" que no aceptaron aún, dijo que "ellos están mirando (la propuesta argentina) y venían acercándose a nuestra posición, pero les dijimos que no teníamos más tiempo porque debíamos hacer pública la propuesta".
Además, recordó que el viernes "el mediador sacó un comunicado que es muy contundente acerca de quién quiere negociar y quién no, y sobre cuáles son los pasos para que Argentina consiga reponer la cautelar, y nuestro camino es ese: avanzar en esta dirección, sumando más fondos y pidiéndole al juez que reponga la cautelar".
"Eventualmente va a haber algún fondo que quede fuera y la va a tener difícil porque si Argentina logra la cautelar y logra acceder al mercado de deuda y el juez deja de penalizarnos como lo viene haciendo desde que Cristina y Kicillof se hicieron los valientes, los que van a tener problemas van a a ser ellos y si no se les va a complicar más adelante", sentenció el ministro.
Enfatizó que "Argentina debe restablecer el crédito que es una premisa fundamental para volver a crecer, no solamente para el gobierno sino para muchas empresas que necesitan recursos para invertir y crear empleo".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico