Revisan cámaras de seguridad para identificar a los asaltantes del Colegio Cervantes

Personal de la Brigada de Investigaciones se encuentra abocado a dilucidar el robo armado que el viernes se produjo en el instituto privado de la calle Clarín. Los cuatro delincuentes se movilizaban a bordo de una Ford Ranger roja. Amenazaron a la directora y a un policía de civil que abonaba la cuota escolar de su hijo.

Gran preocupación dejó en las autoridades educativas del Colegio Cervantes -que funciona sobre la calle Clarín 726, casi Canadá- el asalto armado perpetrado por cuatro delincuentes el viernes por la tarde cuando ya se habían retirado los estudiantes del edificio.
Uno de los ladrones se cubrió el rostro para no ser reconocido. Ese individuo se mantuvo en la puerta de la escuela y con un arma en la mano apuntaba a la directora Lucía de Corchuelo y al policía de civil que estaba con su hijo de 7 años abonando la cuota del mes. Otros dos delincuentes se introdujeron a la oficina de la dirección, también amenazando con un arma a las víctimas exigieron el dinero.
"Lucy dame la plata, Lucía dame la plata", gritaba uno de los ladrones en claro conocimiento del nombre de la directora del establecimiento educativo privado. Y un cuarto ladrón permaneció sobre la calle Clarín, a bordo de una camioneta Ford Ranger color rojo, y con las puertas abiertas esperando a los restantes integrantes de la banda.
El vehículo huyó por Canadá en dirección al barrio 30 de Octubre. Los investigadores se entrevistaron con los vecinos de la cuadra de la escuela en busca de recopilación de datos sobre los asaltantes. Las averiguaciones además se centran en grabaciones de las cámaras de seguridad del Centro de Monitoreo y de cámaras domicilios particulares para tratar de identificar a los autores.
Fuentes oficiales señalaron a este diario que se encuentran abocados a la investigación y que la camioneta con características particulares todavía no pudo ser identificada. También trabajan con las descripciones de las prendas de vestir que utilizaron los ladrones y sus rasgos físicos.
El robo se registró el viernes a las 17:30 en momentos en que se encontraba la directora de la escuela privada y su hermana, un padre –que se desempeña como policía- con su hijo de 7 años y dos maestras de jardín que se escondieron en un aula. Los individuos esperaron a que salieran todos los alumnos antes de entrar en acción.
Por esa razón, se cree que conocían "muy bien" los movimientos del colegio y a quienes podían estar a esa hora. Parece ser que el asalto estuvo planificado, debido a que lograron fugarse sin ser perseguidos.
Para no poner en riesgo a las víctimas, el policía de civil que se encontraba con su hijo esperó que los delincuentes abandonaran las instalaciones de la escuela para luego alertar a sus compañero e incluso salir detrás la camioneta.
A pesar de la intensa búsqueda que efectuó el personal de la Seccional Tercera, no se pudo dar con el vehículo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico