"Richi" Alvarado estará preso por tres meses, acusado de balear a dos hombres

El Ministerio Público Fiscal imputó ayer a Nelson Ricardo Alvarado por los delitos de abuso de armas y tentativa de homicidio. "Me tirotearon toda la semana mi casa", declaró él y negó que mantenga un enfrentamiento con la familia Nieves. Igual el juez Alejandro Soñis le dictó 90 días de prisión preventiva.

En los tribunales penales de Comodoro Rivadavia se desarrolló ayer la audiencia de control de detención y formalización de la investigación contra Nelson "Richi" Alvarado, sospechado de haber participado en dos de los ataques ocurridos durante los últimos días en los barrios San Martín y Ceferino, que dejaron el saldo de dos heridos de bala, casas tiroteadas y otra incendiada.
La audiencia que se realizó en horas de la mañana estuvo presidida por el juez penal Alejandro Soñis. Por el Ministerio Público Fiscal asistieron el fiscal general Marcelo Cretton y el funcionario Cristian Olazábal. En tanto, la defensa de Alvarado estuvo ejercida por el abogado particular Alejandro Fuentes.
En primer lugar los fiscales solicitaron que se le formalice al imputado por el incidente ocurrido durante la noche del viernes cuando fue baleado en las piernas Jorge Nieves (25) en un sector del barrio Quirno Costa.
Según la acusación fiscal, en ese momento Nieves recolectaba verduras y habría aparecido Alvarado a bordo de un Volkswagen Gol, acompañado de otra persona. "Richi" habría disparado contra Nieves, dejándolo malherido.
Tres días después, el lunes a la madrugada, Aldo Núñez (37) caminaba por la calle Florencio Sánchez a la altura del 2.900, cerca de la casa del imputado. De acuerdo a la acusación fiscal, Alvarado salió de una vivienda y amenazó con un arma a su víctima. "Te gusta hacer la denuncia a vos", le habría dicho y le efectuó cuatro disparos que lo dejaron en grave estado de salud.
En ese contexto, los acusadores públicos calificaron los delitos como "abuso de arma en concurso real con homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa" en contra de Alvarado. Además, solicitaron que se declare legal su detención debido a que fue ordenada por un juez competente.
Cretton y Olazábal requirieron el plazo de ley para concluir con la investigación y solicitaron la prisión preventiva del sospechoso por cuatro meses. Ello a partir de los elementos de convicción suficientes para tener al imputado como probable autor de los delitos y sobre la base de los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación. También mencionaron la escala penal en abstracto, cinco años de mínimo y el comportamiento de Alvarado en procesos judiciales anteriores.

¿UNA VENGANZA?
Se presume que los ataques contra Nieves y Núñez podrían haber sido una venganza luego de que en la mañana del viernes Alvarado sufrió el incendio intencional de dos camiones atmosféricos que tenía estacionados en Kennedy y Rivadavia. Por ese incidente fue demorado un menor de edad.
Horas después, sobre el mediodía del viernes se produjo un tiroteo desde un automóvil frente a la casa de los Nieves en la zona de La Saladita y fue herido un hombre de apellido Macías que no quiso hacer denuncia alguna.
Alvarado aceptó declarar y en su descargo negó su participación en los mencionados ataques. "Me tirotearon toda la semana mi casa", aseguró.
Su defensor además argumentó: "no le quedó claro las características del auto y no se encontró ningún arma de fuego" a su pupilo. También sostuvo que "de ser víctima, esta gente lo coloca como victimario".
Respecto de la pena en expectativa, Fuentes sostuvo que no es suficiente para que el tribunal recepte lo solicitado por los fiscales. Prevalece el estado de inocencia y la libertad debe ser la regla en el proceso. El peligro de fuga debe ceder ante la presunción de inocencia, afirmó. Así el defensor pidió su arresto domiciliario y subsidiariamente prisión nocturna con permiso de salidas laborales.
El magistrado resolvió declarar legal la detención y que asiste razón a la Fiscalía de mantener la medida de prisión preventiva para cautelar el proceso frente a los peligros de fuga y entorpecimiento, la gravedad de los delitos y la pena en expectativa.
Soñis explicó que el imputado goza del estado de inocencia, pero que existen elementos de convicción para tenerlo como probable autor. Estableció el plazo de tres meses de prisión preventiva para Alvarado y seis para concluir la investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico