"Richi" Alvarado recibió prisión domiciliaria y temen nuevos tiroteos entre grupos rivales

Durante la audiencia de revisión de ayer, la Fiscalía solicitó que Ricardo Alvarado continuara con prisión preventiva debido a la gravedad del ataque contra Aldo Núñez por el que se encuentra imputado como presunto autor. A fines de noviembre de 2015, Núñez recibió cuatro tiros, sigue internado y hoy volverá a ser operado. No obstante, el juez Alejandro Soñis, a pedido del defensor, le otorgó al imputado el arresto domiciliario.

Nelson Ricardo Alvarado, quien está sospechado de mantener un enfrentamiento con la familia Nieves y su entorno, se encuentra imputado como presunto autor de dos ataques armados. Uno ocurrió el 27 de noviembre del año pasado cuando Jorge Nieves (25) fue baleado en las piernas en un sector del barrio Quirno Costa en momentos en que recolectaba verduras.
El otro se produjo tres días después cuando Aldo Núñez (37) caminaba de madrugada por Florencio Sánchez a la altura del 2.900, cerca de la casa del imputado. El funcionario fiscal Cristian Olazábal sostiene en la acusación que Alvarado salió de una vivienda y amenazó con un arma a su víctima.
Le habría dicho: "te gusta hacer la denuncia a vos" para luego asestarle cuatro disparos que dejaron a Núñez en grave estado. Recibió dos tiros en las piernas, otro a la altura del abdomen y el restante en el tórax. Fuentes ligadas a la investigación precisaron que la víctima sigue internada en el Hospital Regional, y que hoy será sometido a una nueva cirguría.
Por ambos casos, "Richi" fue imputado por los delitos de abuso de arma en concurso real con homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa. En la apertura de investigación, el acusador público pidió tres meses de prisión preventiva para el sospechoso y en ese momento el juez Alejandro Soñis hizo lugar a la medida por el término de tres meses, plazo que venció ayer.
En el medio, el defensor Alejandro Fuentes solicitó la revisión y el mismo magistrado le dictó el arresto domiciliario a Alvarado. Al día siguiente, el tribunal integrado por las jueces Daniela Arcuri y Mariel Suárez revisó nuevamente la medida y le dio la razón a la parte acusadora al coincidir no sólo con la existencia de peligro de fuga, sino también que advirtieron latente el peligro de entorpecimiento de la investigación. Así, revocaron el arresto domiciliario y ordenaron la prisión preventiva hasta el plazo que se cumplió ayer.

DE VUELTA A CASA
Frente al vencimiento del plazo, Soñis presidió ayer una audiencia para determinar si se mantendría la prisión preventiva y el fiscal pidió la misma por otros treinta días, tiempo que tardará para presentar la acusación a juicio.
Olazábal volvió a exponer los peligros de fuga, entorpecimiento y la pena que se espera en caso de que Alvarado resultara condenado, que sería superior a los 8 años de prisión efectiva.
Mientras, el defensor requirió la libertad de su defendido con presentaciones semanales en la Seccional Cuarta. También ofreció la prohibición de acercamiento a las víctimas y hasta una fianza de $15.000. En forma subsidiaria, pidió el arresto domiciliario en un domicilio de la calle Angel Velaz, con salidas laborales de lunes a viernes de 8 a 17.
En el informe socioambiental Fuentes argumentó que Alvarado trabajaría en un camión atmosférico que presta servicios al municipio. El funcionario fiscal se opuso a todos esos pedidos.
En su resolución, el juez benefició ayer a "Richi" Alvarado con el arresto domiciliario sin el permiso laboral.
Hay que recordar que el ataque más reciente entre los bandos en disputa fue el 18 de febrero último cuando dos individuos balearon la casa de la madre de Alvarado, en la calle Florencio Sánchez. Por esa causa, la Fiscalía investiga a Carlos Altuna, a quien la policía le secuestró dos revólveres de grueso calibre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico