Río Gallegos pasado por agua en el epílogo de 2016

La ciudad capital se recuperaba lentamente ayer de los 30 milímetros de agua de lluvia que cayeron entre la madrugada y la tarde del sábado. El intenso temporal anegó calles y viviendas, y puso en máximo alerta a organismos públicos municipales y provinciales.

Caleta Olivia (agencia)
La inundación de vastos sectores era previsible ya que el Servicio Meteorológico Nacional había anticipado el viernes el alerta de la fuerte tormenta, e incluso la advertencia fue propalada por la Dirección Provincial de Protección Civil, pero todas las previsiones fueron insuficientes ante el fenómeno de la naturaleza.
Las zonas en depresión del ejido urbano de Río Gallegos se trasformaron en enormes lagunas, atrapando a numerosos vehículos e ingresando a viviendas, cuyos moradores vieron arruinadas cuantiosas pertenencias, aunque solo se registraron algunos casos de evacuación temporaria.
La emergencia volvió a poner a flote serias críticas de sectores de la comunidad - incluyendo políticos- dirigidas a autoridades municipales y provinciales por la falta de pluviales eficientes que puedan contrarrestar meteoros de este tipo, teniendo en cuenta además que una semana antes se había acusado otra inundación por lluvia, aunque de menores dimensiones.

SUPERO LA MEDIA MENSUAL DE 24 MILIMETROS
Por su parte, el Gobierno provincial emitió ese mismo día un informe de prensa dando cuenta que desde las primeras horas del sábado cayeron sobre la ciudad "más de 30 milímetros de agua superando en pocas horas la media mensual de 24 milímetros que suele caer durante los 31 días del mes".
"Por esa razón –se indicó- diferentes ministerios y Entes de la provincia colaboraron trabajando en conjunto con las áreas operativas del municipio de Río Gallegos en los diferentes puntos de la ciudad que se vieron afectados".
Al respecto, el director provincial de Protección Civil, Diego Farías, informó que "lo que más tuvimos fue anegamientos de calles y eso generó algunos desbordes en viviendas", detallando que hasta el mediodía hubo "muy pocos requerimientos de evacuación".
Asimismo hizo saber que pasado el mediodía comenzó a bajar la marea de la ría "y eso posibilitó que empiecen a aliviarse los pluviales" con el consecuente drenaje del agua en varios sectores de la ciudad.

CRITICAS DE LA IZQUIERDA
Una de las críticas por lo sucedido, provino del Partido Obrero de Río Gallegos, que a través de un comunicado de prensa señaló que "la corrupción, la estructura vial y urbanística monopolizada para la especulación inmobiliaria y las promesas electorales incumplidas se convierten en un desastre para las familias trabajadoras".
"Luego de una lluvia intensa –añadió-, Río Gallegos quedó bajo el agua como el pasado 24 de diciembre y como tantas otras veces en el pasado. Toda la ciudad se encuentra afectada, desde los barrios céntricos hasta los más alejados y hay cientos de familias trabajadoras que han perdido sus pertenencias y están siendo evacuadas".
"Esta lluvia fue mayor a la de Nochebuena, pero la inundación tuvo características muy similares. Lo que sucede es que se ha puesto de manifiesto la ausencia de un plan de obras pluviales repetidamente prometido en las campañas electorales", argumentó.
Por otra parte señaló que "la ciudad capital cuenta con un sistema pluvio-cloacal colapsado, que no da abasto en días normales y con solo unos milímetros de lluvia provoca la anegación de calles y hasta la inundación de viviendas. Los barrios periféricos no cuentan con un plan de urbanización y son los más afectados por la desidia del Estado".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico