Río Mayo: lo condenaron por pegarle a su ex pareja

Franco David Casimiro fue condenado por lesiones leves agravadas por el vínculo, en concurso real con portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización. El juez Alejandro Rosales le impuso la pena de un año de prisión en suspenso, aunque continuará detenido con prisión preventiva porque todavía tiene pendiente otros ocho legajos por distintos delitos.

La lectura de la sentencia se llevó a cabo ayer en la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento. El acto fue presidido por el juez penal Alejandro Rosales, mientras que el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general, Herminio Gonzales Meneses. De la audiencia no participaron el acusado, ni el defensor público Gustavo Oyarzún, quien lo asesora.
En la oportunidad, Rosales leyó la parte resolutiva de su sentencia. En este contexto, condenó al acusado a la pena de un año de prisión en suspenso por considerarlo autor penalmente responsable del delito de lesiones leves agravadas por el vínculo, en concurso real con portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal.
Asimismo, adelantó que cuando la sentencia quede firme Casimiro deberá cumplir las siguientes reglas de conducta: fijar domicilio, someterse al control de Patronatos de Liberados y abstenerse de mantener contacto con la víctima y sus familiares.
Por lo pronto continuará alojado en la Seccional Séptima de Comodoro Rivadavia, donde cumple prisión preventiva por otros delitos que cometió, entre ellos la tentativa de homicidio que protagonizó el 24 de febrero y que tuvo como víctima a un joven que se encontraba en un estudio de radio de Río Mayo, donde el imputado ingresó con un cuchillo con intensiones de matarlo.

EL CASO

La Fiscalía investigó el hecho ocurridos el 25 y 26 de febrero del 2015. En esa jornada, aproximadamente a las 16, en una vivienda ubicada sobre la calle Augusto Peters de Río Mayo, el condenado se encontraba junto a quien era su pareja hasta ese momento.
Según consta en la denuncia, Casimiro mantuvo una discusión con la mujer y luego la agredió físicamente con golpes de puño en la cabeza y patadas en la espalda, para finalmente arrojarla sobre una cama donde continuaron las agresiones.
Toda esta violenta escena ocurrió en presencia de una niña de dos años y medio, hija de la víctima. La denunciante agregó que Casimiro portaba un arma de fuego.
Al día siguiente el imputado fue requisado por la policía y se le secuestró un arma de fuego tipo revólver, con tambor de cinco alvéolos cargado completo con balas calibre 22 punta hueca cobreada y 12 cartuchos a bala calibre 22.
No contaba con la debida autorización legal para portación de arma de fuego de uso civil.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico