Río y sol en Rosario

Las playas y excursiones fluviales de Rosario invitan a relajarse y disfrutar a pleno del sol junto al Paraná en una nueva temporada de verano. En tanto, al caer la noche, además, no faltan alternativas entre la gastronomía, las barras de tragos y la incesante movida cultural de esta ciudad.

En Rosario, provincia de Santa Fe hay distintas excursiones por el río Paraná y las islas, con alternativas que van desde una cómoda embarcación de tres pisos hasta aventuradas salidas en kayak.
Junto a esos lugares para pasar el día uno de los clásicos es El Banquito de San Andrés. Para llegar basta embarcar en la Estación Fluvial, a pasos del Monumento a la Bandera. El cruce ($85 ida y vuelta) demora sólo 15 minutos y da acceso a una isla agreste con distintos paradores sobre una larga costa de arena, ideal para pasar el día mientras la ciudad queda lejos, recortada sobre el horizonte.
Hay buena extensión de playa cerca de los paradores, donde se concentran servicios y actividades. Junto a los muelles para desembarcar, tres paradores centralizan la oferta de servicios. Deja Vú es una de ellas. Se alza con el deck más grande y la mayor capacidad de cubiertos, unas 200 personas, contando un nuevo sector ampliado para este verano. Además de una buena parte techada, el deck tiene una terraza elevada que ofrece las mejores vistas panorámicas de la playa. Siguiendo el rumbo de la corriente se encuentra el parador Sudestada que tiene un deck con mesas y sillones para unas 50 personas. Es un emprendimiento vinculado a los propietarios de Deja Vú, y puede decirse que se diferencia proponiendo una onda más joven, con barra de tragos, licuados, cervezas y buena música (prevén sábados con bandas en vivo en enero). El tercer clásico es Vladimir, el parador más antiguo. Está en la parte alta de un amplio sector de arena.
A lo largo de la playa siguen otros servicios que renuevan propuestas y actividades cada verano, incluyendo la escuela de kitesurf que impone acción y colorido en la punta norte.
Por otra parte, es ineludible conocer La Florida, la playa más tradicional y popular de Rosario, con una historia que se remonta a su habilitación como balneario en 1933. Hoy la entrada de $35 (no pagan menores de 8 años) da acceso a servicios y actividades sobre una playa de arena de 400 metros de frente. A la vista se extiende un paisaje donde el marrón del río y el horizonte verde de las islas comulgan con la imponente perspectiva del puente Rosario-Victoria.
Para disfrutar de la playa y el río se proponen distintas actividades. Hay cinco canchas de voley, slackline (los fines de semana por la tarde), zumba (se dan clases gratuitas los sábados a las 9) y siempre hay lugar para jugar al tejo, la paleta y el fútbol tenis. Se destaca también un circuito exclusivo con boyado de seguridad para nadadores.
Además todo el tiempo se suceden actividades y propuestas especiales que ponen en movimiento las tardes de sol. En enero se prevé el tradicional Concurso de Esculturas en la Arena y el Festival Sustentable "Todo Empieza un Día" y en febrero el Torneo Nacional de Beach Handball, el Torneo de Fútbol Femenino y el Maratón Acuático Internacional, entre otros eventos.
Quizás la característica que más llama la atención de Rosario es su íntima relación con el río. Esta conexión se expresa en kilómetros de espacios verdes y paseos públicos sobre la costa, prosigue cruzando las aguas del Paraná y se interna luego por arroyos y riachos hasta perderse en la agreste vegetación isleña.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico