Robaron pollos y chorizos en un almacén pero un vecino logró reducir a uno de ellos

Tres asaltantes ingresaron ayer a las 9:50 al almacén LyM, de Chile al 2.200 y a punta de pistola se llevaron dos ristras de chorizo y dos botellas de fernet. En la huida un vecino los salió a correr y, aunque uno de los asaltantes le disparó, no se amedrentó y logró darle alcance. En medio de los forcejeos, cuando la policía lo detuvo, al sospechoso se le cayó el arma en el interior del patrullero.

A temprana hora, sobre las 9:50 de ayer, tres ladrones asaltaron el almacén LyM, en el barrio Abel Amaya. A punta de pistola se llevaron dos ristras de chorizos, dos pollos y dos botellas de fernet.
Según el testimonio de Emelinda, la damnificada, los delincuentes ingresaron al almacén situado en la avenida Chile al 2.200, y le exigieron que les diera cordero. Como no había, uno de los delincuentes se enfureció, sacó un arma de fuego y exigió el dinero de la caja. Pero la mujer les respondió que tampoco tenía dinero a esa hora ya que recién había abierto.
Entonces los asaltantes tomaron los chorizos, los pollos, dos botellas de fernet y escaparon.
Un vecino vio cuando huían y les silbó porque presumía que se trataba de un robo. El ladrón más rezagado se frenó y le efectuó un tiro que no llegó a alcanzarlo.
Lejos de amedrentarse, el vecino comenzó a perseguirlos. A esa persecución también se sumó el dueño del almacén, José, que los había observado por las cámaras.
La persecución llegó hasta la calle Juan Manuel de Rosas al 3.400, en donde le dieron alcance a uno de los sospechosos que nunca había sido perdido de vista por el vecino. "Yo te vi, fuiste vos", le decía y el individuo negaba haber tenido participación alguna en el robo.
En medio de las acusaciones y el forcejeo, llegó el móvil de la Seccional Quinta y redujo al sospechoso que fue introducido al patrullero y llevado hasta el lugar del robo. Allí el comisario Omar Delgado, y los oficiales a cargo, dispusieron la demora del individuo, pero cuando lo bajaron en la comisaría Quinta, los policías se dieron cuenta que el detenido se había despojado de un arma de fuego.
Así el arma fue secuestrada y el sospechoso identificado como Julio Ariel López, de 21 años, quedó a disposición de la Oficina Judicial por presunto "robo agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con abuso de arma de fuego".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico