Robo en fábrica de pastas: "que trabaje y que me pague el vidrio que me rompió"

Personal policial de la Seccional Tercera detuvo en la madrugada de ayer a dos jóvenes por un robo en la fábrica de pastas "Pasta Linda", ubicada en El Patagónico al 900 del barrio Pueyrredón. Rompieron una pequeña ventana para ingresar al comercio. Un adolescente fue atrapado en el interior mientras que un adulto fue aprehendido en el exterior donde supuestamente hacía de campana.

La fábrica de pastas "Pasta Linda" sufrió ayer a la madrugada su quinto robo desde que se habilitó, pero esta vez personal policial de la Seccional Tercera logró detener a dos sospechosos.
Sucedió a la 1:10 cuando a efectivos de esa comisaría les resultó llamativa la actitud de un joven que se encontraba afuera del local situado en El Patagónico al 900 del barrio Pueyrredón. Cuando intentaron identificarlo se dieron cuenta de que el comercio tenía un cristal destrozado.
Al observar hacia el interior del local, los policías detectaron a otro joven -que se comprobó luego que era menor de edad- quien buscaba dinero de la caja registradora.
Según la investigación policial, el mayor de ellos, de 20 años, hacía de "campana" mientras que su cómplice de 17 ingresó al local por una pequeña ventana. Por esa misma abertura, el año pasado ya había entrado un ladrón y se había apoderado de la caja registradora.
El mayor de los detenidos de ayer fue identificado como Brian Ariel Gallardo y quedó alojado en la comisaría hasta hoy, cuando deberá comparecer en la Oficina Judicial.
Además, en el interior de la fábrica, los autores se olvidaron un buzo gris que fue secuestrado por la policía como evidencia.
Lidia, la dueña de la fábrica, comentó a El Patagónico que los autores hicieron más daño de lo que robaron. Intentaron sacar un televisor LCD que se estaba instalando en una pared del local y terminaron rompiéndolo, además de destrozar el vidrio de la ventana, como se mencionó.
"En la caja no se deja plata, así que no sé qué se iban a llevar; pero rompieron los vidrios, el televisor y los maceteros. Saltaron arriba de unos sillones, y dejaron todo revuelto, aparentemente buscaban plata", describió la mujer.
Lidia aún tiene grabado en su memoria el asalto que sufrió el 4 de junio de 2014 en el que unos delincuentes le pusieron un arma en la cabeza.
"Yo necesito que me paguen, el mayor que vaya a trabajar, que trabaje y que me pague el vidrio que me rompió", exigió la víctima dirigiéndose a las autoridades judiciales.
Ya el 5 de agosto del año pasado la alarma de "Pasta Linda" se activó en medio de un robo, cuando los ladrones habían destrozado un vidrio. En esa oportunidad un delincuente menudito se introdujo por la pequeña ventana que ayer volvieron a romper. Esa vez se llevaron la caja registradora, que dejaron tirada en la calle.
En aquella oportunidad Lidia explicó que trabajaba 14 horas por día y que le daba mucha impotencia no poder hacer nada frente a la delincuencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico