Robó un auto, pero lo abandonó cuando lo cercó la policía

Ayer un delincuente le pegó un culatazo a un hombre cuando se bajó de su auto a comprar en un comercio de la calle Huego al 4.600. Huyó en el Volkswagen Gol, pero la Policía intervino rápidamente y lo persiguió por el camino Roque González. Camino al parque eólico, el asaltante abandonó el vehículo y escapó corriendo a campo traviesa.

El comisario Luis Mellado no se daba por vencido dos horas después de haber emprendido la persecución junto a sus hombres y efectivos de la comisaría Mosconi de un delincuente que se escondió entre las malezas de la zona de chacras del camino Roque González.
"Busca ahí, entre las vacas, ahí donde ladran los perros" le decía el jefe de la Seccional Séptima a un efectivo. Los policías seguían buscando al ladrón que sobre las 13 le robó el automóvil a un hombre tras golpearlo con un arma de fuego en la cabeza.
Según la Policía, la víctima había bajado a comprar en un comercio de Huergo al 4.600 cuando fue sorprendido por un delincuente que le pegó un culatazo en la cabeza y le llevó el automóvil, un Volkswagen Gol de vidrios polarizados.
Luego del alerta, policías de las seccionales Sexta y Séptima observaron el vehículo circulando por el camino Roque González, y de ese modo se inició una persecución policial digna de una película.
El delincuente pasó rápidamente por la rotonda del camino que une San Cayetano con el barrio Saavedra y enfiló hacia la ex Radio Estación, en donde estuvo a punto de ser alcanzado por una patrulla.
Desde la Séptima pidieron colaboración a personal de la Seccional Mosconi para que realice un operativo cerrojo desde zona norte y finalmente el delincuente ingresó a un camino que conduce al parque eólico Antonio Morán, abandonó el auto ante la inminente presencia policial y comenzó a correr a campo traviesa.
Saltó alambrados e ingresó en la zona de chacras ubicadas al pie del cerro.
Mellado y los suyos trataron de seguirle los pasos, por lo que buscaron entre vacas y caballos y también entre los tanques de agua. Pero el delincuente se les escabulló. El jefe policial pidió seguir el ladrido de los perros campo adentro, pero después de que los minutos pasaron y no se encontraron rastros del delincuente, decidieron abandonar la búsqueda.
El ladrón logró escapar de la Policía, pero los efectivos de la Seccional Séptima mientras lo buscaban encontraron una motocicleta escondida entre las malezas que había sido robada en la madrugada de ayer en la calle Juan Carlos Altavista.
Personal de la grúa trasladó el automóvil recuperado hasta la dependencia policial y Policía Científica registró el episodio.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico