Robó un auto y se quedó en Bahía Solano

El sábado a la tarde, Leandro Suárez pidió auxilio en una estancia de Bahía Solano a unos 40 kilómetros al norte de Comodoro por ruta 1. Sostuvo que le habían robado el auto y mostró las llaves. La estanciera le creyó y decidió acercarlo hasta Caleta Córdova, pero en el camino le comentó a la Policía del asunto. Al final la supuesta víctima no era otro que el principal sospechoso de chocar y abandonar en el camino un Chevrolet Corsa robado horas antes en Standart.

El sábado a las 12:30 le sustrajeron un auto a una vecina de Standart Sur. El vehículo Chevrolet Corsa estaba al servicio de una empresa de alquiler, y al cuidado de la mujer porque su propietario estaba de viaje. El auto fue sustraído mientras permanecía estacionado en la vereda de Larreguy al 200 con las llaves puestas. La damnificada dio las características del vehículo a la Policía y comenzó su búsqueda.
Casi una hora después, a las 13:20, llamó al 101 una vecina de Caleta Córdova alertando de que un Chevrolet Corsa que iba a alta velocidad había chocado a otro vehículo en el ingreso al barrio y escapado.
La comisaria de Kilómetro 8 montó un operativo de rastrillaje en la zona costera advirtiendo que ese no podía ser otro que el ladrón con el auto robado. No hubo resultados hasta las 16:30 cuando un puestero de una estancia en Bahía Solano –ubicada a 20 kilómetros al norte de Caleta Córdova por ruta 1- llamó advirtiendo que había un auto abandonado al costado del camino.
Se trataba del Corsa robado. Estaba cerrado y colgaba sobre un terreno desparejo. Presentaba daños y abolladuras por un choque. La Policía llamó a una grúa y esperó en la ruta 1. Sin pistas del delincuente, la Policía se conformó hasta ese momento con solo haber recuperado el vehículo con la ayuda de los vecinos.

MENTIR PARA PODER VOLVER
Sin embargo, una mujer les advirtió a los policías que trasladaba a un joven hasta Caleta Córdova porque le habían robado el auto. Eso era al menos lo que le había dicho. El comentario le interesó a uno de los efectivos policiales y le pidió que ahondara más en la cuestión. La estanciera contó que el muchacho había llegado a su campo, ubicado a unos 15 kilómetros al oeste de Bahía Solano, y le dijo que le habían robado el auto. Para mayores pruebas, le mostró unas llaves que tenía. La mujer le creyó y lo auxilió.
Ante el comentario de la estanciera, la policía no dudó en que el joven no era una víctima del robo, sino el principal sospechoso de haber robado el vehículo y abandonarlo en Bahía Solano.
El joven, identificado como Leandro Suárez de 19 años, de barrio Palazzo, fue detenido por encubrimiento por receptación, ya que no le pudieron endilgar el robo del vehículo. Suárez quedó a disposición de la Justicia y el vehículo fue entregado a la mujer a cargo a la que se lo habían sustraído en Standart.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico