Rompen una reja y un vidrio con la intención de robar en una escuela de Standart Norte

Gracias a que la alarma de seguridad detectó movimiento en el interior de la Escuela 221 "Gobernador Fontana", los delincuentes desistieron de su cometido y huyeron sin robar. La portera concurrió al establecimiento y constató que habían destruido la reja y el vidrio de una ventana. Los ladrones querían llevarse una computadora.

Si bien la alarma de la escuela de nivel primario y secundario de Standart Norte que se encuentra instalada sobre la calle Laguna Blanca 131 no sonó, sí se activaron los sensores de movimiento. Al parecer, la caída de un tramo de vidrio alertó al centro de monitoreo de la casa de alarmas que se comunicó con la portera del establecimiento educativo.
Poco antes de las 17 de ayer personas todavía no identificadas utilizaron una pesada piedra para romper una tramo de la reja de una ventana de la sala de lectura de la escuela. Luego de vencer la malla metálica los individuos continuaron con el cristal de la ventana que destrozaron.
A pocos metros de ese ventanal que da hacia la avenida Nahuel Huapi se encontraba un escritorio con una computadora y una pantalla LED, y los delincuentes tenían la intención de apoderarse de ese costoso elemento. Sin embargo, se percataron a tiempo de la seguridad de la alarma y huyeron del lugar.
La portera Yanet comentó a El Patagónico: "me llamaron por el tema de la alarma porque hace un rato les marcaba movimiento y cuando llegue estaba todo abierto pero no llegaron a entrar". Por los daños causados tuvo que concurrir un soldador para volver a reparar la reja.
La trabajadora aseguró que hace dos semanas rompieron vidrios de otra ventana de un aula donde también se encuentra un televisor, pero tampoco ingresaron. Hay que mencionar que todas las aberturas del colegio y el perímetro del predio se encuentran enrejados.
De todas formas, los chicos del barrio se introducen al patio interno donde hay una cancha de fútbol, y en esta época estival es difícil controlar esa situación a pesar de que los porteros concurren todos los días durante las mañanas hasta el comienzo de clases.
El establecimiento hace seis años que funciona en Standart Norte y ya sufrió más de un robo y destrozo en sus instalaciones. Por ello, hasta el techo cuenta con rejas para brindar mayor seguridad al edificio educativo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico