Rompieron con sus manos la reja de la celda para intentar escapar de la comisaría

Los dos presos, mayores de edad, cumplen condena por robo agravado y fueron interceptados por el celador esta mañana cuando intentaban escaparse de la Seccional Séptima. La fuga fue abortada de inmediato y los reubicaron en otra dependencia.

Alrededor de las 6:50 de la mañana de este viernes, cuando se llevaba a cabo el relevo del servicio de guardia en la Seccional Séptima de Comodoro Rivadavia, un celador logró evitar la fuga de dos detenidos.

Los dos jóvenes fueron identificados como Alexander Millapi y Nahuel Silvera, ambos mayores de edad, quienes lograron romper la puerta de rejas de la celda del pabellón uno con sus propias manos y habían alcanzado a llegar al pasillo para escapar.

"Rompieron la bisagra de la puerta, en el pasillo son interceptados por el celador, usaron su fuerza" para arrancar la puerta, dijo a El Patagónico Daniel Mellado, comisario de la Seccional Séptima.

Los dos detenidos cumplen condena por robo agravado y fueron reubicados en la seccional Tercera a la espera de que se puedan reparar los daños causados en la celda y mejorar la seguridad en la misma.

Persona de logística de la Unidad Regional llegó hasta la comisaría para solucionar las condiciones de las aberturas de la celda, que desde la jefatura se reconoció no eran las educadas.

ROBO MIENTRAS DEBIA CUMPLIR PRISION DOMICILIARIA

Luis Alexander Millapi (19), alias "Pelado", fue detenido en abril de este año por un asalto a una vivienda del barrio San Cayetano, de donde se llevaba una guitarra y un televisor y donde había dejado encerrada a una joven madre y su bebé en el baño.

Un vecino reconoció a Millapi cuando escapaba y fue trasladado a la seccional séptima por además no cumplir con la prisión domiciliaria.que lo señaló, un informe del sistema de identificación de huellas puso a Millapi en la escena del hecho.

LOS VECINOS QUISIERON LINCHARLO

Por su parte, Nahuel Silvera, fue reducido por vecinos del barrio Máximo Abásolo en junio del año pasado, luego de un robo en una vivienda.

Los vecinos alertaron la situación a la policía. Silveira supuestamente primero golpeó las manos y luego se introdujo a la vivienda y salió de ella con una mochila marrón. Al ser reducido, los vecinos lo golpearon y lo insultaron. La policía de la Seccional Séptima debió resguardarlo para evitar su linchamiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico