Rompió a patadas la puerta de un departamento y ya está en libertad

J.A.P., de 17 años, no solo está sospechado de protagonizar tiroteos en la zona alta de La Floresta, sino que ayer a la madrugada fue detenido por personal policial de la Seccional Primera al destrozar a patadas la puerta de acceso a un departamento del pasaje Cooperativa, entre Mitre y 25 de Mayo. Al ser sorprendido por el dueño de casa, el delincuente le gritó: "tengo un chumbo". Entonces el damnificado cruzó un mueble para que no entrara. La policía detuvo al violento en un auto junto a tres hombres con frondoso prontuario. El conductor manejaba alcoholizado.

Eran las 5 de ayer y un habitante del pasaje Cooperativa, entre 25 de Mayo y Mitre, escuchó unos ruidos. Se levantó de la cama y empezó a gritarle a quien le pateaba en forma insistente la puerta de acceso a su vivienda. Adentro descansaban su mujer y sus hijos.
"Es mi cumpleaños", gritaba el delincuente totalmente desaforado pateando la puerta de doble cerradura. Pudo romper a patadas las dos cerraduras de la puerta principal y se introdujo al pasillo de la vivienda.
El damnificado salió, pero el delincuente lo amenazaba: "tengo un chumbo, tengo un chumbo". En ese momento llevó la mano a la cintura y la víctima cerró una puerta interna y cruzó un mueble. Finalmente, el alienado se fue y la víctima alertó a la policía.
El patrullero 640 de la Seccional Primera sorprendió al sospechoso a raíz de las características físicas descriptas por la víctima. Estaba a bordo de un Chevrolet Corsa junto a otras personas. En el auto, estacionado a media cuadra, sobre Sarmiento y 25 de Mayo, el sospechoso se hallaba junto a tres personas con prontuarios policiales por distintos delitos.
El adolescente fue detenido por robo y atentado, pero al llegar a la audiencia de control de detención se le endilgó la figura de daño y violación de domicilio. Según fuentes consultadas, se lo terminó sobreseyendo ya que la expectativa de pena de ambos delitos es excarcelable, de modo que fue entregado a su madre.
La progenitora de otro de los demorados, un menor de edad, incluso no quiso ir a buscarlo a la comisaría. Argumentó que ya estaba cansada de sus fechorías, por lo que la Policía lo tuvo que llevar hasta el domicilio.
En tanto, el conductor del Corsa fue identificado como Daniel Santiago Sánchez, de 29 años, y según el control de alcoholemia que le practicó personal municipal de Tránsito se le detectó 1,43 gramos de alcohol por litro de sangre. El límite máximo tolerado es de 0,50.
Sánchez fue demorado por el artículo 72 de la Ley de Tránsito 24.449 hasta recobrar la lucidez y luego fue dejado en libertad. El automóvil quedó secuestrado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico